sábado, 1 noviembre 2014

Está pasando

El resto será deuda subordinada que rebaja la rentabilidad global al 10%

La gran banca solo tendrá que aportar 500 millones en metálico al 'banco malo'

  • El plan de negocio que el Gobierno ha mostrado a la gran banca para captarla como socia principal en el banco malo limita a 500 millones el capital que tendría que aportar el conjunto de las entidades, más, eso sí, la suscripción de 1.400 millones en deuda subordinada. Esta tendría un cupón anual del 8% los años de beneficio, con lo que la rentabilidad media de la Sareb bajaría al 10%.
Temas relacionados:

Apenas a tres semanas de que el banco malo tenga que estar "plenamente operativo", el Gobierno sigue negociando con la gran banca española para conseguir que esta aporte el 50% del capital privado que la normativa exige como condición para el nacimiento de la Sareb (Sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria). Ante la postura de las grandes entidades, que en palabras del consejero delegado de BBVA no tienen "ningún interés natural en invertir en este vehículo", el Ejecutivo intenta hacer lo más atractivo posible -o lo menos doloroso- el plan de negocio de la sociedad.

La última propuesta presentada reduce a unos 500 millones el monto de capital puro que tendrían que aportar el conjunto de los socios privados. La contrapartida, eso sí, es que el resto de la aportación, otros 1.400 millones, deberán realizarse mediante la suscripción de deuda subordinada lo que reducirá la rentabilidad media prometida del 14% al 10%, según fuentes conocedoras del plan presentado.

El funcionamiento es el siguiente: los activos que se traspasarán inicialmente a la sociedad, únicamente los de la banca ya intervenida, ascenderán al entorno de los 44.000 millones. El diseño de la Sareb obliga a contar con un 8% de este montante en recursos propios, mientras que el 92% restante serán emisiones avaladas por el Estado con las que el FROB comprará la carga tóxica a las entidades. Estas a su vez, podrán utilizar dichas emisiones como colateral para pedir liquidez al Banco Central Europeo.

Del 8% de recursos, al menos el 50% deberá estar en manos privadas, que es la condición diseñada por el Ejecutivo para que los citados avales del Estado no computen como déficit en plena carrera por el objetivo de austeridad. Por tanto, de los 3.600 a 3.800 millones que suponen ese 8% de recursos propios requeridos, la mitad tendrán que ser aportados por inversores. Ante las dificultades encontradas para convencer a postores internacionales, la banca sana española se ha convertido en la gran apuesta del Ejecutivo.

Para atraerla, no obstante, Economía ha establecido que de esos 3.800 millones solo 1.000 sean aportados como capital puro, y el resto se instrumente en forma de bonos subordinados suscritos por los socios. Se espera, por tanto, que principalmente Banco Santander, BBVA y CaixaBank pongan en total unos 500 millones en capital y adquieran alrededor de 1.400 millones más en bonos subordinados. Al menos eso, pues la otra mitad la controlaría el FROB.

El problema de este sistema es que aunque exige una aportación de capital menor por parte de los socios de la Sareb, se reducen los beneficios previstos para la sociedad. El plan de negocio que maneja el FROB apunta a una rentabilidad media del 14% anual cuando concluyan los 15 años de vida del banco malo. Lo cierto, no obstante, es que este rendimiento es el que se prevé que arroje el capital. La deuda subordinada, por su parte, tendrá un cupón aproximado del 8% anual, que solo se pagará, sin embargo, en los ejercicios en que la Sareb no obtenga pérdidas.

La estimación inicial del Gobierno es que el banco malo logrará buenos resultados en su primer año de negocio y parte del segundo, cuando de salida a los activos más líquidos que traspase la banca. Aquellas viviendas terminadas situadas en núcleos urbanos, donde aún hay buena demanda.

El resto, sobre todo el suelo y las promociones a medio desarrollar tardarán años en ir vendiéndose, con lo que se prevé un parón en ventas y la reactivación del negocio (y los beneficios) para el cuarto año de la Sareb. Según estas previsiones, por tanto, la rentabilidad media al cierre de los 15 años de vida sería aproximadamente del 10%, y no del 14%, como media entre el rendimiento que arrojará el capital y los años de cupón de la deuda subordinada.

Cuatrecasas busca compradores en Londres

El bufete de abogados Cuatrecasas, que viene funcionando como asesor legal en la creación del banco malo, se reunió ayer en Londres con inversores internacionales con el objetivo de clarificar los aspectos técnicos de Sareb y atraer a potenciales compradores. Entre las bondades que los expertos destacaron en la City se encuentran la "gran flexibilidad" que ofrecerá la sociedad y el hecho de que se trate de una sociedad anónima ordinaria, y no pública, lo que la diferencia del modelo irlandés Noma.

"Hemos intentado subrayar la flexibilidad que tiene el vehículo español para operar en todo tipo de transacciones, con toda clase de inversiones y de atender a todo tipo de personas", explicó Fernando Mínguez, experto en regulación bancaria y financiera, en declaraciones a Efe. La sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria empezará a funcionar en diciembre con unos 45.000 millones de euros en activos tóxicos aportados por las entidades en manos del Estado, que se los venderá con un descuento medio del 63 % lo que, según el FROB, garantizará una rentabilidad media anual a sus socios del 14% al final de sus 15 años de vida.

Mínguez, no obstante, admitió que inicialmente el interés de los fondos internacionales estará enfocado no tanto en convertirse en socios de la sociedad -motivo por el cuál el Gobierno está negociando con la gran banca española- sino en la posibilidad de que compren "activos concretos, como pisos, inmuebles o créditos" de Sareb. Estos serán empaquetados en carteras especializadas, fondos de activos bancarios, para facilitar su comercialización en función de los intereses de cada potencial comprador.

LOS ESPECIALISTAS

HOY EN JAPON

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

"Pensamiento dinámico" y trabajo en equipo, claves de un buen análisis

Inteligencia competitiva

Cátedra de Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00