lunes, 24 de noviembre de 2014

Está pasando

Solo se ha otorgado el 8,6% hasta agosto por las elevadas exigencias

El Ejecutivo bonificará los créditos a la I+D para acelerar su concesión

  • Las elevadas exigencias que se piden a empresas y centros de investigación han provocado que hasta agosto solo se haya ejecutado el 8,6% de los préstamos para I+D+i previstos este año. El Ejecutivo ha introducido dos disposiciones adicionales en los Presupuestos para bonificar esos créditos y acelerar su concesión para 2013.
Temas relacionados:

La inversión en I+D+i fue prioritaria hasta que llegó la crisis. El gasto en esas tres partidas ya encadena fuertes ajustes en los Presupuestos de 2012 y 2013, en los que se ha priorizado la concesión de préstamos sobre las subvenciones como una manera de garantizar que los recursos no fueran a fondo perdido, tal y como se ha denunciado desde el ámbito empresarial.

Los expertos, sin embargo, alertan del escaso grado de ejecución del capítulo 8 (activos financieros) en el que se encuadran estos préstamos. Durante los ejercicios que se mantuvo el Ministerio de Ciencia e Innovación, apenas se concedió el 40% de los créditos y ese porcentaje podría ser aún inferior este ejercicio.

Según los últimos datos de la Intervención General del Estado, correspondientes a agosto, tan solo se ha otorgado el 8,6% de los préstamos incluidos en los dos principales programas competitivos (Fomento y coordinación de la investigación científica y técnica e Investigación y desarrollo tecnológico industrial), que absorben el 60% de los créditos (3.454 millones). Los elevados intereses exigidos para poder acceder a los créditos y la obligatoriedad de que Hacienda autorice la concesión de un préstamo bonificado son las dos principales causas para ese frenazo.

Para tratar de solventarlo y acelerar la ejecución de esos créditos el año que viene, el Ejecutivo ha introducido dos disposiciones adicionales en los Presupuestos Generales para 2013, que permiten a los organismos bonificar los préstamos hasta valores iguales al euríbor a un año sin necesidad de autorización por parte de Hacienda. "Esto sin duda agilizará la publicación de convocatorias", subraya Íñigo Segura, director general de la Federación Española de Centros Tecnológicos (Fedit). En concreto, la disposición adicional novena exime a los centros de la autorización previa de Hacienda para poder conceder créditos bonificados, mientras que la tercera faculta para lo mismo al Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), organismo dependiente del Ministerio de Economía y encargado de gestionar todos los préstamos a las empresas.

Segura muestra, sin embargo, sus reticencias por la falta de concreción que existe en las cuentas públicas en la medida en la que no se detalla cómo se van a compensar esas bonificaciones. "No se explican las posibles consecuencias que estos préstamos bonificados pueden tener en las reservas del capítulo 7 (subvenciones), ya que estas deberían servir para compensar las ventajas financieras sin agravar el déficit público", subraya. En su opinión, si finalmente se otorgaran esos préstamos con tipos inferiores, podría verse reducido considerablemente el presupuesto para subvenciones en determinados programas competitivos.

Una dotación que ya ha sufrido un fuerte ajuste en los dos últimos presupuestos. La partida ligada a subvenciones apenas asciende a 923 millones para el próximo ejercicio, lo que representa un pírrico 13,4% sobre el total y un desplome anual del 15,6%.

Fuerte rebaja en las subvenciones nominativas

El periodo de tramitación de enmiendas de los Presupuestos Generales del Estado estuvo protagonizado en las anteriores legislaturas por el uso masivo de las subvenciones nominativas (ayudas directas a la I+D, que no tenían reflejo en las cuentas), que servían para lograr el apoyo por parte de algún partido de la oposición. El mayor exponente se produjo en los Presupuestos de 2011, que salieron adelante gracias al respaldo del PNV. Una vez presentadas las cuentas, el Ejecutivo concedió 33 millones a través de subvenciones nominativas (un 71% más que en el anterior ejercicio), de los que 25 millones fueron a parar a centros tecnológicos, asociaciones y organismos situados en el País Vasco.

Esa cifra se ha reducido progresivamente en los dos siguientes años hasta los 9,6 millones para 2013, hecho que desde Fedit se valora de manera muy positiva.

Áureo Díaz, director de gestión de conocimiento de Fedit, recalca que, pese a ello, destaca sobremanera la subvención de cinco millones de euros a la Fundación Barcelona Mobile World Capital, con un incremento de cuatro millones con respecto a la concedida en 2012. Esta ayuda, sin embargo, se encuadra dentro del Ministerio de Industria. En el departamento dirigido por Luis de Guindos se han concedido nueve subvenciones, de las que la mayor cuantía corresponde al Centro Nacional de Investigación de la Evolución Humana en Atapuerca, con 175.000 euros.

LOS ESPECIALISTAS

Preparación para la reunión de la OPEP

La ventana a los mercados

Cortal Consors

PENSANDO (ANTES DE TIEMPO) EN LA NAVIDAD

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00