jueves, 27 de noviembre de 2014

Está pasando

Rehn exige a Rajoy nuevas medidas de consolidación para 2014

Más ajustes a cambio de un año adicional para rebajar el déficit

  • La Comisión Europea no da tregua a España en el ajuste presupuestario a pesar de las pésimas previsiones de crecimiento anunciadas ayer. El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, aseguró ayer que esta misma semana, durante la reunión del G-20 en México, ya se le exigió al ministro de Economía, Luis de Guindos, que empiece "a sustanciar medidas de consolidación fiscal"que España tendrá que adoptar en 2014 para rebajar un déficit previsto del 6,4%"

Bernardo de Miguel / Carlos Molina

07-11-2012 15:27

Temas relacionados:

Esta última cifra, sin embargo, tiene trampa. La Comisión Europea considera que el déficit español crecerá del 6% al 6,4% entre 2013 y 2014 como consecuencia de la eliminación de algunas de las medidas temporales de consolidación fiscal tanto por la vía del gasto como de los ingresos. Entre ellas destaca la subida del IRPF, con la que el Ejecutivo pretendía ingresar 4.175 millones este ejercicio, o la supresión de la paga extraordinaria, a los funcionarios, con una capacidad recaudatoria de 4.000 millones. El incremento del IRPF está fijado para 2012 y 2013. De hecho, el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, sugirió el martes en una entrevista en la Cadena Cope que le gustaría bajar este tributo en 2014 para tratar de compensar los sacrificios que los ciudadanos están realizando durante este ejercicio.

Bruselas, sin embargo, considera que este no es el camino más adecuado si España quiere cumplir con su último Programa de Estabilidad, que establece que el déficit no supere el 3% en 2014. España ya consiguió hace unos meses un año más de plazo, a cambio de más ajustes, como la subida del IVA, y de presentar los ajustes que tenía previsto acometer en 2013. De hecho, este ejercicio ha sido excepcional en ese aspecto porque se han presentado dos Presupuestos Generales del Estado en un plazo de seis meses.

Lo que se desprende de las palabras del Comisario de Asuntos Económicos es que España podría lograr otro año adicional en la senda de consolidación fiscal, pero siempre y cuando detalle las líneas maestras del presupuesto de 2014 y prolongue en el tiempo algunas de las medidas de ajuste, como el incremento del IRPF o la supresión de la paga extraordinaria a los funcionarios, consideradas como "temporales" por Rajoy.

Un duro revés para el Gobierno español, que cuenta con desactivar algunas de las subidas tributarias ese ejercicio, cuando la economía vuelva a crecer y se empiece a crear empleo. Una amenaza que no se conocerá al menos hasta febrero, fecha en la que las autoridades comunitarias tienen previsto presentar sus perspectivas macroeconómicas correspondientes a la primavera. "Entonces tendremos una base más sólida para evaluar las medidas en firme que se han tomado a la luz del Pacto de Estabilidad y Crecimiento", señaló Rehn. Y en esa solidez tendrá un peso fundamental la evolución de la prima de riesgo, que representa el diferencial de la deuda española con respecto a la alemana. Ayer volvió a repuntar con fuerza, al subir a 430 puntos básicos. En ese punto, el comisario de Asuntos Económicos mencionó el ejemplo de Bélgica, que sufrió tipos de interés similares a España, cerca del 6 %, pero que después gracias a un acuerdo presupuestario a y la formación de un Gobierno consiguió reducir el diferencial a la mitad.

"Deuda insostenible" como la de Grecia

Bruselas dedica en su informe de perspectivas económicas un amplio capítulo a analizar la evolución en el corto plazo de las economías amenazadas por su elevado nivel de deuda y los compromisos financieros adquiridos en el exterior. "Hay un grupo de economías vulnerables cuyas necesidades de financiación externa resultan insostenible", subraya el texto.

En ese grupo incluye a siete naciones (Irlanda, Grecia, España, Italia, Chipre, Portugal y Eslovenia), aunque distingue claramente entre dos grupos. Por un lado, aquellos cuya deuda global es muy elevada, en el que se encuadran, en primer lugar, Irlanda, Grecia, España, Portugal y Chipre, todos ellos en niveles cercanos o superiores al 100% del PIB.

En segundo lugar aparecen dos países (Italia y Eslovenia) cuya deuda externa apenas llega al 40% del PIB. Especialmente significativo es el caso de Italia, que cerrará este ejercicio con una deuda del 126% del PIB. Sin embargo, tan solo uno de cada cinco euros corresponde a compromisos con el exterior, el resto son acreedores nacionales

LOS ESPECIALISTAS

¿SECULAR?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00