miércoles, 29 de marzo de 2017

Está pasando:

Hacienda notifica a Eurostat un desvío sin precedentes

La Seguridad Social registrará un déficit de 10.500 millones este año

  • La Seguridad Social registrará este año un déficit de 10.500 millones cuando el objetivo comprometido con Bruselas era cerrar el ejercicio en equilibrio. El Ejecutivo, que no informó del desvío al Congreso, prevé ahora este desfase en una notificación remitida este mes a Eurostat.
Imprimir
Temas relacionados:

En los Presupuestos de este año, que se presentaron en marzo, el Gobierno indicó que la Seguridad Social cerraría el ejercicio en equilibrio. Siete meses más tarde, Hacienda reconoce en una notificación remitida a Eurostat que la Seguridad Social registrará un déficit de 10.500 millones, un desvío sin precedentes y 14,5 veces superior al saldo negativo del año pasado, que fue de 773 millones. El informe refleja el fuerte deterioro del sistema de protección social. En 2009, la Seguridad Social obtuvo un superávit de 8.096 millones y, solo tres años más tarde, registrará unos números rojos que equivalen al 1% del PIB. Hay que remontarse a 1996 para encontrar unos datos tan negativos.

Si bien el Ejecutivo ha notificado a Eurostat este desvío, ningún miembro del Gobierno informó de ello a la opinión pública ni al Congreso. En septiembre, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, indicó durante la presentación de los Presupuestos de este año que las ayudas a la banca elevarían la cifra real de déficit del año 2011 y 2012. Sin embargo, no dijo nada del desfase fiscal de 10.500 millones que registrará la Seguridad Social, importe que supone el 15% del fondo de reserva.

A pesar de que la Administración central anticipó liquidez a la Seguridad Social durante el primer semestre del año, el Estado tuvo que recurrir por primera vez en la historia al Fondo de Reserva en septiembre. Empleó 3.000 millones para poder pagar las pensiones y, con anterioridad, ya había utlizado 4.400 millones del fondo de mutuas, un dinero que ha servido para cubrir ese déficit. Los datos de ejecución presupuestaria reflejan que el Ejecutivo de Mariano Rajoy se equivocó a la hora de estimar el gasto por desempleo. Calculó que esta partida supondría este año en torno a 28.800 euros, un 5,5% menos que el año anterior. La realidad, sin embargo, muestra que el gasto por desempleo aumenta a ritmos cercanos al 6%. Moncloa reconoce que la crisis está siendo peor de lo esperado inicialmente, aunque fuentes de la Seguridad Social indican que las reformas emprendidas tendrán mayor efecto en 2013 y permitirán reducir el gasto y recuperar la senda de la consolidación del sistema público de protección social.El pasado julio, el Ejecutivo aprobó reducir la prestación por desempleo y endureció los requisitos para acceder al subsidio.

En cualquier caso, resulta improbable que el déficit de la Seguridad Social pase de 10.500 millones este año a cero en 2013. Sin embargo, ese es el objetivo que el Gobierno ha incluido en los Presupuestos Generales. Con el escenario actual, la probabilidad de que el Ejecutivo opte por revalorizar las pensiones en función del IPC real de noviembre es cada vez menor. Esta medida provocaría un gasto adicional de 2.500 millones para este año, un importe que se consolidaría para los ejercicios siguientes. Moncloa ya trabaja en un nuevo indicador más estable que el IPC que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) para establecer la revalorización de las pensiones.

Más allá de la Seguridad Social, la notificación remitida por el Gobierno a Eurostat indica que el conjunto de la Administración Pública gastará este año 76.556 millones más de lo que ingresará. Ello equivale a un déficit del 7,2% del PIB frente al objetivo comprometido con Bruselas del 6,3%. Sin embargo, Montoro ya declaró en septiembre que el desfase sería superior -apuntó al 7,4%- por las inyecciones de capital público a la banca. Hacienda confía en que Bruselas omita las operaciones de auxilio financiero a la hora de valorar el grado de cumplimiento de los objetivos de estabilidad impuestos a España.

La ayuda a la banca se imputa como gasto del Gobierno. Ello explica que Hacienda estime que la Administración central registrará un déficit del 4,4% este año frente al 3,8% previsto. En cambio, las comunidades autónomas y los ayuntamientos sí que cumplirán el objetivo y, siempre según el informe remitido a Eurostat, sus números rojos ascenderán al 1,5% y al 0,3%, respectivamente. Si bien parece creíble que los entes locales no sobrepasen los límites, el caso de las comunidades despierta más dudas. Los analistas indican que las autonomías cerrarán el año con un déficit superior a este 1,5%. Los últimos datos publicados por Hacienda hasta agosto reflejan que el déficit autonómico ascendió al 0,66% del PIB, un dato relativamente bueno. Sin embargo, la experiencia reciente invita a la cautela. El incremento de los números rojos autonómicos suele agudizarse en los meses finales del ejercicio. Al menos, así sucedió en los dos últimos años. Hacienda confía en que la historia no se repita e indica que los recortes en sanidad y educación -que permitirán reducir el gasto autonómico- tendrán efecto en el segundo semestre. Lo mismo sucede con la eliminación de la paga extra de navidad, que significará un ahorro para las comunidades superior a los 3.000 millones.

Un recorte de 1.000 millones

Por otra parte, Eurostat emitió ayer una nota en la que confirma que el déficit de 2011 del conjunto del Estado ascendió al 11,4% del PIB (100.402 millones), la misma cifra adelantada por Montoro en septiembre. El dato ha ido variando a lo largo del año. En febrero, el Gobierno de Mariano Rajoy señaló que el déficit era del 8,5%. Un importe que Hacienda elevó al 8,9% después de que Madrid, Comunidad Valenciana y, en menor medida, Castilla y León y Andalucía, reconocieran unos números rojos superiores a los anunciados en un primer momento. Finalmente, las inyecciones de capital público a Catalunya Caixa, Nova Galicia y Unnim incrementaron el déficit al 9,4% del PIB definitivo. Supone la segunda mayor cifra de la UE, solo superada por Irlanda e idéntica a la de Grecia.

El dato resulta descorazonador. Después de tantos recortes y subidas de impuestos, los números rojos en 2011 apenas se redujeron en 1.034 millones respecto al año anterior. Este mínimo recorte del desfase fiscal se logró con una economía que creció al 0,4%. Para 2013, con una caída del PIB entre el 0,5% previsto por el Gobierno y el 1,5% estimado por el FMI, el compromiso del Gobierno es recortar el déficit en 28.000 millones. Con los precedentes, parece razonable pensar que, de nuevo, España no cumplirá el objetivo de estabilidad.



seguir a cinco días

Recibe más contenido de Cinco Días. Suscríbete a nuestras newsletter aquí

Cinco Días

Cinco Días

Cinco Días

BLOGS

Cuando es casi imposible seguir a los índices

El color de los mercados

Renta 4

<

1 de 3

>
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00

Webs de PRISA

cerrar ventana