lunes, 20 octubre 2014

Está pasando

Pese a la crisis política abierta

Portugal coloca más deuda a menos interés

  • Portugal pasó con éxito el examen de los mercados al que se sometió este miércoles al vender más deuda de la prevista a cambio de un menor interés, pese a la crisis política abierta en el país por el anuncio de las enésimas medidas de austeridad.
Temas relacionados:

El resultado de la subasta de deuda mejoró las previsiones de la mayoría de analistas y supuso una buena noticia para Portugal en un momento marcado por la tensión que preside las relaciones entre el Ejecutivo conservador luso y la oposición, los sindicatos e incluso la patronal.

El Tesoro luso incrementó el montante máximo de la emisión de hoy de 1.750 a 2.000 millones de euros a la vista de la asequible rentabilidad exigida por los inversores para comprar sus títulos a seis y 18 meses.

Concretamente, vendió 709 millones de euros en bonos a seis meses a la tasa más baja desde principios del 2010 al lograr el 1,7% de interés (el precedente era del 2,29%); y otros 1.291 millones en deuda a 18 meses al 2,96% (en abril se situó en el 4,53%).

Hoy, todas las miradas estaban pendientes del resultado en esta última línea a 18 meses, utilizada por el Tesoro luso para comprobar cuál es la reacción de los mercados a una subasta de deuda con ese vencimiento, el plazo más largo al que puede Portugal emitir.

El país no subasta deuda a largo plazo, con un vencimiento superior a dos años, desde que solicitase un rescate financiero de 78.000 millones a la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), en abril del año pasado, pero debe volver a hacerlo a partir del segundo semestre de 2013.

Analistas y agencias de calificación han cuestionado que el país sea capaz de rebajar los intereses que le exigen los inversores hasta niveles asequibles, lo que abriría la puerta a una nueva petición de ayuda, opción que el Gobierno luso descarta tajantemente.

El Ejecutivo defiende la adopción de nuevas medidas de austeridad para cumplir con los objetivos ya acordados con la troika a cambio del rescate, entre ellos la reducción del déficit, flexibilizado recientemente, y avisa de que los recortes se agravarían en caso de una necesidad suplementaria de fondos.

Por el momento, la más controvertida medida de este paquete de ajustes sería aumentar la contribución a la Seguridad Social de los trabajadores y bajar este mismo impuesto a las empresas con el objetivo de crear empleo sin afectar los ingresos estatales.

La propuesta, pendiente de su aprobación parlamentaria, ha generado fuertes críticas e incluso dentro del propio Ejecutivo ha desencadenado las primeras divergencias entre los conservadores socialdemócratas y los democristianos, que gobiernan juntos en coalición desde las elecciones de junio de 2011.

Enfrente también se ha situado el principal grupo de la oposición, el Partido Socialista (PS), con el que hasta ahora se había alcanzado un consenso básico para cumplir el programa propuesto por la UE y el FMI.

"No sé a qué está esperando el Gobierno para retirar la propuesta", subrayó este miércoles su líder, António José Seguro.

También hoy, la patronal, el sindicato UGT y el Gobierno mantuvieron una reunión centrada en esta cuestión, y en la que los conservadores lusos mostraron su "disponibilidad" para negociar con los agentes sociales el alcance de la medida.

La actitud del Ejecutivo fue valorada por el presidente de la patronal lusa, António Saraiva, mientras que desde UGT reiteraron que se plantean convocar una huelga general, sería la tercera en menos de un año, si no hay cambios sustanciales.

En la misma línea se situó el mayor sindicato portugués, la CGTP, cuyo secretario general, Arménio Carlos, abogó por la dimisión del Gobierno y rechazó la posibilidad de que la contribución a la Seguridad Social sea mayor en función del salario, lo que en su opinión pretende "dividir a los trabajadores entre ricos y pobres".

Las medidas de austeridad del Ejecutivo también han suscitado entre la sociedad civil una fuerte contestación, reflejada en la multitudinaria manifestación (se estima que 669.000 personas en un país de 10,5 millones) celebrada el pasado sábado en 40 ciudades portuguesas.

LOS ESPECIALISTAS

Síntomas y tratamiento para curar una analítica web enferma

Tu ADN Digital

Luis Ferrándiz, Eduardo Vázquez y Nacho Prada

ME VISITAN VIEJOS FANTASMAS

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

A dónde va la CEOE, con Rosell o sin Rosell

Por la calle de Alcalá

Jose Antonio Vega

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00