jueves, 18 septiembre 2014

Está pasando

Duplicidades en los saldos desencadenan un grave problema de tesorería

Una mala aplicación informática acaba con las tarjetas Buen Menú

  • Grupo de Servicios Copel tuvo que anular sus servicios de tarjetas de comida Buen Menú el pasado mes de julio ante la imposibilidad de hacer frente a los saldos disponibles en las tarjetas con los fondos bancarios que respaldaban dichos saldos. El problema de tesorería subsiguiente ha colocado a la empresa en preconcurso de acreedores.
Temas relacionados:

Imagen de la página web de Buen Menú

El pasado 18 de julio, las 90.000 tarjetas de comida individuales que gestionaba Buen Menú dejaron de funcionar sin previo aviso. Grupo de Servicios Copel, propietario de la entidad de las tarjetas, comunicó en ese momento a los clientes que, debido a un error informático "grave", se les había generado "un descuadre entre los ingresos de las empresas cliente y los saldos acreditados a las tarjetas de los empleados para el pago de las comidas". Anunció su suspensión "hasta determinar con exactitud qué saldos se han acreditado en exceso a empresas".

Tal y como ha explicado ahora Copel en una carta a sus clientes fechada el pasado 6 de septiembre, "el saldo disponible que, según la plataforma informática, tenían las tarjetas y la contabilidad que recogía los cobros y los pagos con dichas tarjetas no están integrados". De este modo, continúa Copel, "y según todos los datos de que disponemos, se han producido desajustes por duplicidades en las recargas de saldos y en las cantidades no dispuestas que, según lo acordado por contrato, se devolvían a las empresas" pasado determinado plazo.

Desde CincoDías se intentó localizar a los responsables de Copel pero ninguno de ellos quiso atender las peticiones de información. Pese a que la web sigue activa, la zona privada de usuarios y empresas no funciona y no es posible consultar saldos o remanentes.

Según explica un responsable de una de las empresas afectadas, "los usuarios de Buen Menú recibieron en sus tarjetas saldos que no les correspondían. De repente, tenían cargados 1.000 o 2.000 euros cuando lo que se abona mensualmente de ayuda de comida por parte de la empresa son 120 euros por trabajador". Las entidades financieras a través de las cuales se habían emitido las tarjetas de pago, que son Banco Cooperativo, Caixa Catalunya, Dexia y, en los últimos meses de operación de Buen Menú, Younique Money, no bloquearon ese dinero y los usuarios pudieron gastarlo sin dificultad.

"El problema de tesorería al que nos enfrentamos es debido a arrastrar saldos antiguos incorrectos (saldos que provienen en su mayoría de 2006 y anteriores) que se encuentran hinchados debido a errores en la plataforma o plataformas informáticas anteriores que gestionaban las recargas y consumos que se realizaban desde estas tarjetas", detallan en la carta a los clientes. Estos errores "provocaron las duplicidades y pudieron llevar, al ser Copel el único cliente ante la entidad financiera, a que algunos usuarios consumieran saldos que no les correspondían".

Los fondos de la compañía no pudieron soportar los descuadres económicos, que llevaron a la empresa a preconcurso de acreedores.

El error se detecta "precisamente cuando la aplicación informática (de la plataforma instalada en Dexia) se intenta migrar a una superior en cuanto a seguridad y garantías, la plataforma IRIS con la que opera Younique". La migración no puede llevarse a cabo y pasados un par de meses de rápida comprobación y búsqueda urgente del posible error, se interrumpe el servicio para evitar males mayores".

Repercusión en la imagen de la compañía

Al ser una compañía cuyos clientes son fundamentalmente empresas, Copel se muestra preocupada en su carta ante el impacto que este momento de indeterminación tendrá en su actividad futura. "No podemos negar que, a pesar de ser estrictamente cierto y verificable por fuentes externas que el problema y responsabilidad estaría en las plataformas informáticas o en quienes hubiesen utilizado saldos que no le correspondían o incluso en la entidad financiera que indebidamente lo hubiese autorizado, estamos muy preocupados por las repercusiones en nuestra imagen en el mercado que podrían tener unos hechos como los anteriores", afirman los responsables en la misiva.

La compañía quiere colaborar con los clientes para "buscar conjuntamente una solución a los problemas creados y estudiar cómo podríamos colaborar para disminuir los perjuicios y efectos negativos que hayan podido sufrir los clientes". En este sentido, "están terminando de cerrar un acuerdo marco con la entidad financiera que actualmente emitía las tarjetas (Younique) para que, con total garantía y seguridad, se pueda hacer cargo inmediatamente del servicio e ir reponiendo los saldos efectivamente disponibles mediante su reembolso", afirman.

Copel solicitó el pasado mes de julio el preconcurso de acreedores para abrir un periodo de dos meses con clientes (acreedores y deudores) y entidades financieras que le permita o dar una solución rápida al problema de tesorería o solicitar definitivamente el concurso hasta poder restablecer su déficit de tesorería. La empresa está pidiendo documentación a las compañías para llegar a una cantidad "indubitable y mutuamente aceptada de saldo a su favor existente en las tarjetas".

YOUNIQUE

Younique Money ha estado prestando servicio a Copel y Buen Menú como receptor del dinero que entregaban las empresas para sus trabajadores.

Según Copel, Younique es "una entidad de dinero electrónico registrada en el Banco de España, bajo su supervisión y control, sometida a una estricta normativa general y de salvaguardia de los fondos recibidos en particular".

Ella será la encargada de ir reponiendo los saldos pendientes.

LOS ESPECIALISTAS

LA FED PREPARA EL CAMINO PARA LA NORMALIZACION

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00