miércoles, 26 de noviembre de 2014

Está pasando

Una de las torres KIO, situadas en la plaza de Castilla de Madrid, donde Bankia mantiene su sede social.

REUTERS

El culebrón de las preferentes de BFA-Bankia todavía no ha concluido, aunque se espera que lo haga en el futuro inmediato. Los alrededor de 80.000 ahorradores que tienen estas participaciones en cartera aguardan una solución. José Ignacio Goirigolzarri, el sucesor de Rodrigo Rato al frente de la entidad, adelantó el pasado 26 de mayo, al explicar el plan de saneamiento de la entidad, que uno de sus objetivos prioritarios era ofrecer una solución rápida y satisfactoria a los clientes que compraron las preferentes.

Dos meses después, sin embargo, todavía no hay un desenlace. Las negociaciones continúan entre BFA-Bankia, el Banco de España y la Comisión Europea. El saldo en circulación de preferentes del banco alcanza los 3.125 millones de euros, si bien la mayor parte del total corresponde a la emisión de 3.000 millones comercializada por la red de sucursales de Caja Madrid en el verano de 2009.

Las soluciones barajadas en un principio pasaban por ofrecer depósitos, deuda sénior o bonos necesariamente convertibles en acciones computables a efectos de core Tier 1 (capital de máxima categoría). Esta última opción fue la elegida por BBVA, Banco Popular y, en parte, por La Caixa.

BANKIA 1,394 0,288%

Pero ahora la posibilidad de que la conversión se haga por depósitos es altamente improbable. El memorándum de entendimiento (MoU) -el pliego de condiciones que España firmó el pasado 20 de julio para poder recibir los hasta 100.000 millones de euros con los que tapar los agujeros del sector financiero- especifica que el Banco de España, la Comisión Europea y la Autoridad Bancaria Europea (ABE) "monitorizarán cualquier conversión de híbridos o deuda subordinada en deuda sénior o capital". Se cierra la puerta, en principio, a ofrecer depósitos, como sí hicieron Caja España Duero, Liberbank, BMN o Cajasur.

La mejor opción para la tipología de clientes de las preferentes sería la deuda sénior. Su ventaja radica en que en el hipotético caso de liquidación los titulares se colocarían en la parte de arriba de la lista de prelación, solo por detrás de los depositantes y de los dueños de cédulas hipotecarias o territoriales. Al ser renta fija clásica recibirían puntualmente los intereses, sin quedar a expensas de que la entidad tenga o no beneficios. De hecho, BFA-Bankia no paga las remuneraciones de sus preferentes en circulación, ya que lo impide la actual legislación.

La opción que quiere la entidad

El grupo centra ahora las negociaciones en un canje de preferentes por deuda sénior, a semejanza del ejecutado por Banesto el pasado marzo. La filial de Santander ofreció cambiar casi 500 millones de euros en preferentes por bonos con un valor de mercado un 6,3% inferior al precio al que vendió las preferentes. Eso sí, los bonos vencen en 2015 y pagan un 3% anual, de manera que quien mantenga los títulos recuperará el dinero inicialmente invertido, gracias a los intereses.

Este es el objetivo de Bankia: poder ofrecer un producto con la rentabilidad suficiente y un amplio plazo para que quien se mantenga fiel a la entidad recupere la mayor parte de su inversión inicial. Ahí está el principal escollo de la negociación con Bruselas, que exige que el valor de canje se equipare al de mercado. En el secundario, las preferentes emitidas por Caja Madrid cotizan en torno al 58% del nominal, según Bloomberg, lo que implicaría unas pérdidas del 42% respecto a la inversión inicial. Pero este mercado es ilíquido y fuentes financieras advierten que el precio real de los títulos es inferior. Banesto, en marzo, calculaba que sus preferentes valían entre el 44% y el 55% del valor nominal. Hay que tener en cuenta que Banesto es -y era- un banco sin problemas de solvencia y que continúa pagando religiosamente la remuneración de sus preferentes. En cambio, Bankia, debido a que perdió dinero el año pasado, mantiene en impago los intereses de este tipo de participaciones, que estarían valoradas, por tanto, por debajo del 44%.

Minusvalías obligatorias

La conversión implicará pérdidas respecto a la inversión inicial. Fuentes financieras señalan que, de entrada, las minusvalías (sin restar el dinero obtenido desde 2009 ni el futuro, derivado de posibles intereses o compensaciones en efectivo por el producto que se recibirá a cambio) oscilarán previsiblemente entre el 30% y el 50% del nominal. También se realizará la propuesta a los titulares de las preferentes vendidas en 2009 por La Caja de Canarias, con 30 millones de euros, y Caixa Laietana (27 millones).

De hecho, los inversores que acudieron en marzo al primer canje de preferentes de Bankia recibieron acciones por el 75% nominal, condicionando el resto a permanecer en el capital hasta junio. Si querían vender las acciones, las pérdidas iniciales eran de más del 25%.

Pese a los esfuerzos de la entidad, no es descartable que Bruselas obligue a BFA-Bankia a transformar las preferentes en un instrumento que compute como capital: acciones o bonos necesariamente convertibles. De hecho, el MoU especifica que España deberá concretar a finales de agosto la normativa que obligue a los dueños de preferentes de entidades con respaldo público a asumir pérdidas.

Las cifras

10% es la prima que podrán ofrecer las entidades nacionalizadas frente al precio de mercado de las preferentes, según el MoU.

1.386 millones de euros tienen en preferentes que no pagan el cupón Catalunya Caixa y Novagalicia.

Novagalicia apuesta por el arbitraje

El banco gallego, otra de las entidades que ha dejado atrapados a 43.000 clientes que suscribieron preferentes, es partidario de solucionar el problema acudiendo al arbitraje, una fórmula a la que Bruselas no ha puesto oposición.

En total, Novagalicia Banco tiene pendiente por amortizar 903 millones de euros en este producto financiero. La entidad había intentado hasta ahora negociar en Bruselas diferentes alternativas para canjear las preferentes, pero las autoridades comunitarias rechazan que una entidad que ha recibido ayudas públicas realice este tipo de operaciones a precios por encima del valor de mercado.

Novagalicia, en todo caso, se ha marcado como objetivo prioritario reintegrar el dinero a los clientes. La entidad tiene 13 demandas y 1.850 solicitudes de arbitraje. Los primeros en la lista serán los casos en los que se demuestre que los clientes fueron engañados y compraron este complejo producto financiero pensando que estaban invirtiendo en depósitos. "Hay clientes que no sabían que estaban comprando productos de riesgo. Vamos a valorar caso por caso. Y nuestro empeño es que en este tipo de situaciones se devuelva el dinero", indicó el consejero delegado, César González-Bueno, en una reciente entrevista a CincoDías. Para ello, añade, el mecanismo más sencillo es el del arbitraje, "que se ha utilizado muchísimo en Europa y en muchas circunstancias". En este proceso se suele establecer la devolución del 100% de la inversión, una salida que la entidad está dispuesta a aceptar si bien restando el exceso de intereses respecto a la rentabilidad en los depósitos. En esta misma entrevista, José María Castellano, presidente de la entidad, explica que el banco cuenta con los fondos suficientes para reintegrar este dinero.

Catalunya Caixa

La entidad tiene preferentes para minoritarios en circulación por 480 millones de euros. El banco perdió más 1.330 millones el año pasado, así que la entidad confirmó en marzo: que no habrá pago con números rojos. Eso sí, quiere dar una solución a sus clientes.

LOS ESPECIALISTAS

EL CASO DE JAPON ES DIFERENTE (ESPERO)

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00