viernes, 28 de noviembre de 2014

Está pasando

Bruselas y el BCE insisten en que el rescate bancario se pida cuanto antes

Europa presiona a España para que pida el rescate bancario

  • Los líderes europeos han cerrado filas para pedir a España una solución urgente para la banca y el Gobierno insiste en marcar su propio ritmo.
Temas relacionados:

Europa presiona a España para que pida el rescate bancario

Es ist schon entschieden! O la suerte está echada, en alemán, uno de los idiomas en que España recibió el viernes el ruego, la súplica y la orden de pedir un préstamo al fondo de rescate de la zona euro para completar la recapitalización de su sector financiero.

La presión arreció desde todos los rincones de Europa. Y hasta el presidente de EE UU, Barack Obama, se sumó al coro de partidarios de zanjar cuanto antes la crisis bancaria de la zona euro, cuyo epicentro se encuentra en España. "Europa debe actuar ahora", sentenció Obama.

Pero tratándose de un rescate del sector bancario, el ultimátum más ineludible es el del Banco Central Europeo. Y también llegó por boca de su vicepresidente, Vítor Constâncio, quien exigió a Madrid una "respuesta urgente" para "calmar los mercados". Y a juicio del portugués "esa solución rápida" pasa por "recapitalizar los bancos españoles".

El repentino acelerón de la cuenta atrás hacia el rescate parece deberse al informe que el Fondo Monetario Internacional circuló el viernes y en el que se detallan las necesidades de capital de la banca española. El documento se hará público el lunes, pero las cifras manejadas por las autoridades nacionales y europeas apuntan a 40.000 millones de euros en el mejor escenario y 90.000 millones en el peor.

Una vez conocidos los datos y la posible necesidad de contribución supranacional, la zona euro siempre es partidaria de poner en marcha el rescate en un plazo de tiempo muy corto para evitar, en la medida de lo posible, el contagio de un país a otro de las turbulencias bursátiles.

Madrid, con la aparente aquiescencia de la Comisión Europea, parecía preferir esperar a la publicación de las valoraciones de los activos bancarios que están llevando a cabo dos consultoras independientes, prevista para el día 21 de junio. No obstante, estas cifras, según ha apuntado el propio Ejecutivo español, estarán en línea con las marcadas por el FMI.

Pero el resto de socios, con Alemania a la cabeza, quiere zanjar cuanto antes las dudas sobre la inevitabilidad del rescate, a ser posible este mismo fin de semana para adelantarse a las imprevisibles elecciones griegas del próximo 17 de junio. Berlín parece contar con aliados suficientes para intentar forzar el rescate. Después de una jornada de incertidumbre sobre si se convocaría finalmente al Eurogrupo, a última hora del viernes quedó confirmada la convocatoria de una reunión para hoy, en la que todo apunta a que los socios de la zona euro forzarán a España a la solicitud del rescate para su banca.

Al cierre de esta edición, el Gobierno de Mariano Rajoy se aferraba a la posición oficial de que la decisión sobre la petición de un rescate no está tomada. Pero cada vez parecía más insostenible y en Bruselas y el resto de capitales de la zona euro ya no se ocultaban este viernes los preparativos ante la probabilidad de que Madrid curse la petición.

Si este calendario se confirma, el Eurogrupo celebrará una teleconferencia para aceptar la petición de ayuda y empezar las negociaciones con el Gobierno de las condiciones del préstamo.

A diferencia de las intervenciones realizadas hasta ahora (Grecia, Irlanda y Portugal), el rescate de la banca española no llevaría acarreado un programa de la troika (CE, BCE y Fondo Monetario Internacional) y las condiciones del préstamo se ceñirían a la reestructuración de las entidades socorridas, la posible remodelación del sistema de supervisión financiera (Banco de España y/o CNMV) y la exigencia de cumplir con los ajustes presupuestarios previstos en el Programa de Estabilidad (que aspira a situar el déficit por debajo del 3% del PIB en 2013, aunque la CE está dispuesta a prorrogar un año ese plazo).

Pero la gran incógnita es si este tipo de rescate parcial, nunca utilizado, devolverá la calma a los mercados y permitirá a España seguir financiando el resto de sus necesidades a través de las emisiones de deuda del Tesoro.

"No es un ejercicio sin riesgos", reconocen fuentes de la CE. "Pero es más peligroso continuar con las dudas de los inversores sobre la situación del sector financiero español y la capacidad de su Estado para sostenerlo".

Las mismas fuentes consideran irrelevante la relajación de la prima de riesgo que la deuda española disfrutó durante unas horas el viernes (que cerró por debajo de los 490 puntos). Y aseguran que muchos otros indicadores, desde la retirada de inversión institucional hasta las rebajas de rating, apuntan a una creciente tensión en los mercados y a una espiral incontrolable si no se actúa inmediatamente.

Otras fuentes comunitarias añaden que Madrid debería haber pedido hace tiempo la activación del rescate bancario. Pero hasta ahora, ningún país (salvo Grecia, que se encontraba en una situación presupuestaria desesperada) ha llamado voluntariamente al presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, para pedir la ayuda. En los dos casos anteriores, tanto el primer ministro irlandés como el portugués resistieron hasta que la presión de Berlín, Bruselas y Fráncfort (sede del Banco Central Europeo) se hizo insoportable. En ambos casos, los dos Gobiernos tuvieron que adelantar la convocatoria de elecciones.

LOS ESPECIALISTAS

¿REBAJANDO EXPECTATIVAS MACRO EN CHINA?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00