miércoles, 26 de noviembre de 2014

Está pasando

Reclama "el derecho" a hablar en el Congreso y reconoce errores de gestión

Ordóñez se despide reivindicando la independencia del Banco de España

  • Miguel Ángel Fernández Ordóñez reclama, en su discurso de despedida, el "derecho" a hablar en el Congreso como salvaguarda de la independencia del Banco de España. Alerta que sin un supervisor independiente será difícil devolver la confianza en la economía española.
Temas relacionados:

Ordóñez se despide reivindicando la independencia del Banco de España

El aún gobernador del Banco de España (deja el cargo el domingo día 10) aprovechó su último discurso al frente de esta institución para lanzar una serie de mensajes al Gobierno y al PP en general, y en particular al ministro de Economía, Luis de Guindos, con quien ha discrepado desde que accedió al cargo a finales de diciembre. Pese a todo, su discurso de despedida del Banco de España fue más comedido de lo que el sector esperaba, apuntan fuentes bancarias.

La defensa de la labor realizada por la institución, de mantener su independencia, y la urgencia de devolver la confianza en la economía española resumen sus principales mensajes.

"En la difícil situación por la que atraviesa la economía española, la variable más crítica no es, por grave que sea su evolución reciente, ni el crecimiento ni el paro, sino el deterioro de la confianza", advirtió Ordóñez ante el Consejo de Gobierno del Banco de España. Y añadió: "No hay tarea más importante y urgente en el corto plazo que recuperar la confianza perdida, y para ello es imprescindible un trabajo conjunto de todos los responsables políticos, económicos y sociales y de todas las instituciones con responsabilidad en la definición y aplicación de las políticas económicas".

Ordóñez también admitió posibles errores en la gestión del Banco de España durante sus 5 años y 11 meses de mandato, si bien subrayó que sus decisiones siempre estuvieron marcadas por criterios exclusivamente profesionales. "Yo no puedo decir que el Banco de España no haya podido equivocarse, pero sí que sus decisiones han sido profesionales", señaló.

El aún gobernador aprovechó para reclamar el derecho del regulador a "rendir cuentas" en el Parlamento. Se mostró convencido de que no es solo "una obligación de estos entes (en referencia a los reguladores), sino también un derecho". La transparencia "que proporciona el Parlamento es una ayuda inestimable para salvaguardar la independencia de la institución (Banco de España) de posibles interferencias de las autoridades y grupos de interés", añadió. Su despedida se produjo el día después de que el PP bloqueara su comparecencia ante el Congreso para dar cuenta de la crisis de Bankia. Reclamó un supervisor independiente, mensaje que, sin mencionar, tenía un destinatario: Guindos. "Contar con instituciones reguladoras y supervisoras independientes no garantiza en absoluto que estas no se equivoquen. Pero con ellas se consigue que las decisiones no estén teñidas de motivaciones políticas coyunturales". argumentó.

Insistió en que el "respeto por parte de las autoridades a su independencia y reputación -en alusión a la institución- es un elemento crucial para mantener la confianza interna y externa en nuestro sistema bancario y para superar los grandes retos a los que nos enfrentamos". Ordóñez confió en que el tiempo "coloque a cada uno en su sitio" y en que el trabajo de la institución sea "justamente valorado y reconocido".

En busca de un subgobernador

Hay gobernador, pero no subgobernador. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, propuso el viernes de forma oficial a Luis María Linde de Castro como gobernador del Banco de España, en sustitución de Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Linde asumirá el cargo el próximo lunes. Tras este nombramiento, el nuevo gobernador ha renunciado a su puesto de consejero no nato en el consejo de gobierno del Banco de España, cargo que ocupa desde finales de mayo y que fue un paso previo para sustituir a Ordóñez, pese a que la ley no establece este requisito.

El nombramiento de Linde fue apoyado por todos los grupos políticos. No ha ocurrido lo mismo con la propuesta socialista para nombrar a Soledad Núñez subgobernadora. Pese a que el jueves el ministro de Economía, Luis de Guindos, asegurase al PSOE que por él "no había inconveniente" en que fuera la ex directora general del Tesoro la sustituta de Javier Aríztegui, según fuentes socialistas, una parte del PP, y sobre todo Moncloa, han vetado este nombramiento. Fuentes del Ejecutivo aseguran que Núñez está muy identificada con el anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y su objetivo es evitar que gobernador y subgobernador tengan perfiles políticos. Pese a este varapalo para el PSOE, este grupo sigue negociando con el Gobierno para proponer a un subgobernador, y asegura que hay varios nombres en cartera.

Tanto el Gobierno como el PP no quieren romper el consenso alcanzado estos días. El Grupo Socialista está convencido de que se entenderá con el Gobierno para proponer al subgobernador. Entre los nombres que barajan se encuentra el de José Manuel Campa, exsecretario de Estado de Economía, y Fernando Restoy, vicepresidente de la CNMV.

El resultado de la banca seguirá a la baja

Las fuertes provisiones que está realizando la banca y que se verán incrementadas tras las dos reformas financieras del Gobierno, unidas a la crisis por la que atraviesa la economía española, provocarán que los resultados de la banca sigan presionados a la baja. Esta es una de las principales conclusiones recogidas en el informe anual del Banco de España.

El supervisor bancario destaca que hasta finales de 2011 los saneamientos acumulados desde el inicio de la crisis son "elevados", al alcanzar los 112.000 millones de euros, y estos "volverán a ser sustanciales" este año.

El informe anual del Banco de España correspondiente a 2011 se hizo público el viernes, justo el día en el que arreciaron las especulaciones sobre un inminente rescate bancario de España, que podría tener lugar en los próximos días.

Informaciones salpicadas por un auténtico baile de cifras sobre cuánto dinero va a necesitar la banca española para sanearse. El Ejecutivo español eludió pronunciarse hasta que no se conozca el resultado del informe que prepara el FMI y las auditoras independientes sobre a cuánto ascenderán esas necesidades.

El Banco de España cree que las entidades de crédito españolas seguirán afrontando retos significativos. La entidad destacó la importancia de las dos subastas de liquidez a tres años puestas en marcha por el BCE y que tuvieron lugar en diciembre y en febrero pasados. "Los problemas de liquidez se han visto aliviados sustancialmente por las medidas extraordinarias de inyección de liquidez del BCE", aseguró, informa Virginia Gómez.

LOS ESPECIALISTAS

DEL IMPULSO MONETARIO AL CRECIMIENTO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Preparación para la reunión de la OPEP

La ventana a los mercados

Cortal Consors

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00