miércoles, 3 septiembre 2014

Está pasando

Una nueva forma de hacer negocios basada en la economía del conocimiento

He fracasado... y me he levantado

  • El error en España se penaliza. Varios profesionales cuentan cómo salieron adelante tras un tropiezo

He fracasado y me he arruinado varias veces. Y no pasa nada, ahí sigo". Con esta naturalidad habla uno de los fundadores de Imaginarium, Julián Trullén, zaragozano, de 47 años, que tuvo que desprenderse de su participación en la juguetera para atender un negocio ruinoso de importación y exportación en Hong Kong. "De repente me vi sin nada porque había fracasado en un negocio que se llevó por delante todo lo que tenía", cuenta en conversación telefónica, en la que deja entrever una gran euforia al hablar de fracaso. "No ha sido la única vez que me he arruinado, he montado empresas con las que me ha ido bien y otras con las que me ha ido mal", asegura este emprendedor, en la actualidad socio director de la escuela de formación para profesionales Increscendo. "Enseño a cómo manejar la vida sin tanto desgaste, que no es lo mismo que enseñar a ser feliz, sino a saber afrontar una crisis", afirma.

Es importante tener en cuenta la estructura empresarial que tiene España, advierte Joan Torrent, director de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Business School, para poder contextualizar el fracaso profesional. "Son microempresas de cinco trabajadores, de las cuales más del 90% genera dos terceras partes del PIB, y lo que sucede es que el tejido microempresarial tiene problemas de inadaptación a la nueva generación de valor de la economía mundial", señala.

O lo que es lo mismo, se ha pasado de una economía puramente industrial a una nueva forma de hacer negocios basada en la economía del conocimiento, donde las empresas han de adaptarse a nuevas fuentes de generación de valor, a crear productos y servicios singulares y distintos. "Esa valorización, la manera de hacer negocios, es lo que marca el éxito o el fracaso. No es lo mismo fracasar ahora que hace diez años; ahora tenemos que hacer empresas innovadoras basadas en el conocimiento", explica Torrent.

El responsable de esta escuela de negocios cree que la salida de esta depresión solo será posible si se es capaz de crear medio millón de nuevas iniciativas de negocio emprendedoras, "eso no significa que todas sean empresas de nueva creación, sino que serán las nuevas y la transformación de las ya existentes", indica Torrent. En su opinión, en este proceso de generación de valor es en el que se debe tener en cuenta los tropezones, "ya que como resultado de nuestra tradición industrial el fracaso está estigmatizado". De hecho, un estudio realizado entre universitarios catalanes asegura que a más de la mitad le gustaría crear una nueva empresa, pero dos terceras partes tiene miedo al fracaso, lo que puede servir de explicación a la baja creación de empresas en España.

Según datos que maneja la UOC, la tasa actual de emprendedores en España es del 5% y, de estos, el 64% de los que fracasan en un negocio no vuelve a intentarlo por segunda vez. "La crisis ha cambiado esta tendencia un poco, porque la gente piensa que si no puedes encontrar un trabajo, lo mejor es crear uno", comenta este experto, que recomienda aproximarse al fracaso con otra actitud, con la idea del cambio, de que se ha intentado innovar en algo y no ha salido bien.

Lo importante es el aprendizaje que se extrae de todo ello. "Cuando fracasas hay que continuar andando y seguir forjando tu propio destino", opina Alexandre Blasi, ex consejero delegado de Samsung en España. A él le encomendaron el cierre de la fábrica que la multinacional coreana tenía en Palau-solità i Plegamans (Barcelona), que dejó en la calle a 434 de trabajadores directos y a más de un millar de afectados entre empresas de trabajo temporal y proveedores.

"El problema es que en España el fracaso queda condenado. En cambio, en la cultura anglosajona cuando vas a pedir inversión para un proyecto tienes que acreditar si has tenido algún fracaso", afirma Blasi, quien actualmente reparte su tiempo entre Mutua Intercomarcal, asesorar a empresas, participar en consejos sociales o impartir conferencias. "Quiero devolver a la sociedad lo bueno que me ha dado, incluidos los fracasos", confiesa.

En Estados Unidos, cuando un emprendedor presenta un proyecto de empresa innovador es importante avalar algún tropezón previo: la media es de 3,75 fracasos empresariales antes de lograr el triunfo. De hecho, los profesionales estadounidenses tienen un apartado en su currículo para destacar los errores como parte de su biografía. "Aquí no nos han enseñado a esto", señala el coach Jesús Mármol.

Una docena de Consejos

El autor del método y del libro El poder transformador del fracaso, y socio director de La Tercera Ola Open Global School, Jesús A. Mármol, ofrece una serie de recomendaciones para evitar la catástrofe laboral.

1. Desaprende lo aprendido. Si haces lo mismo que todos han hecho hasta entonces, volverás a repetir los mismos errores que desembocaron en la crisis.

2. Desapégate de tu vieja identidad. Si continúas reafirmando el valor de la vida en aquello que ya no tienes, bienes materiales o posición social, tu autoestima -y con ella tu salud- se verá hipotecadamente dañada de cara al futuro.

3. Dejar ir, porque por mucho que te aferres, lo que se tiene que ir se va. Para poder abrir una nueva etapa en tu vida, primero tienes que cerrar la puerta de la anterior. ¿Cómo vas a iniciar de nuevo el camino en busca de un nuevo y brillante horizonte si cargas una pesada mochila que no te deja moverte de donde estás?

4. Desintoxícate de los informativos. Si continúas engullendo la dramática realidad de los noticiarios a través de los ojos, oídos y por cada uno de los poros de tu piel, quedarás incapacitado para poder imaginar y crear otras nuevas realidades.

5. Practica la higiene mental. Si no cambias los pensamientos tóxicos que falsamente te hacen creer que no puedes, no vales y no te lo mereces, no podrás cambiar tu vida. Ten presente que tu mundo exterior es un reflejo de tu mundo interior. Sustituye tus pensamientos negativos por positivos y abrirás la puerta segura a una nueva vida.

6. Desconecta tu mente. Por mucho que pienses, no hallarás la solución, ya que tu mente busca en referentes de un pasado que ya no existe, y su intento desesperado por encontrar una salida racional te agotará hasta la extenuación. Además, por mucho que pienses no vas a ser más feliz, siendo consciente de que no hay nada inteligente en no ser feliz. Descansa, deja de pensar y comienza a sentir.

7. Deja de ser víctima. Retroalimentarse en una energía negativa es darse por vencido, y nadie va a vivir tu vida por ti, así que tuyo es el libre albedrío de decidir qué tipo de vida quieres vivir. Tus reacciones ante un obstáculo son tu verdadero enemigo, no el obstáculo en sí. Además, ya sabes que tus pensamientos y sentimientos crean tu realidad, y no a la inversa. Así que levántate y coge las riendas.

8. Rematricúlate en la universidad de la vida. Tú nunca fracasas, solo te transformas para crear nuevas y mejores versiones de tu propia naturaleza. El fracaso es una experiencia de aprendizaje vital que nos conduce al camino de la sabiduría personal, iluminándonos de manera intensa el camino equivocado. Sé consciente de que el fracaso son las pruebas que nos llevan al éxito, por lo que es ley de vida de todo ser humano. La vida es un continuo aprendizaje y nadie continúa respirando sin dejar de aprender. No permitas que, cuando fracases, te hagan sentir un fracasado, ya que tuyo es el derecho natural, como ser humano, a experimentar el aprendizaje en tu vida.

9. Redescúbrete a ti mismo. Conéctate con tu corazón, ya que es tu yo verdadero, el que te dirá si se siente bien o no ante cualquier situación y decisión en la vida. Este es el camino para volver a saber quién eres en verdad.

10. Revela tu autoridad interna. Vive desde tu autoridad interna, porque si no estarás viviendo la vida que otros te impongan.

11. No busques trabajo, créatelo. No busques donde no hay, abocando tu esperanza en un espejismo que no existe. Reconoce cuáles son tus dones y habilidades y ofrécelos al mundo como una oferta profesional de alto valor.

12. Convierte tu hoy en tu mañana. Tu vida comienza hoy, ya que tu futuro será el resultado de tu presente.

LOS ESPECIALISTAS

El traje beige de Obama

Vistiendo a Gatsby

Elitista

¿SUBIRAN ALGUNA VEZ LOS TIPOS DE INTERES?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00