sábado, 19 abril 2014

Está pasando

La Administración, acusada de ser "cómplice" de su quiebra

El Lleida pone en peligro la deuda del fútbol con el Estado

  • Los administradores concursales del club de fútbol Uniò Esportiva Lleida, actualmente en proceso de liquidación, acusan a la Agencia Tributaria y a la Tesorería General de la Seguridad Social de haber sido "cómplices" del concurso de acreedores del club de fútbol. Si prospera la acusación, el Estado no cobraría y sentaría un precedente aplicable a una deuda total del fútbol, que asciende a más de 752 millones.
Temas relacionados:

Imagen de la primera plantilla del Lleida Sportiu para la temporada 2011/2012.

La Uniò Esportiva Lleida vivió su época dorada en la temporada 1993/94. Ese año, tras 54 de existencia, el club militó en Primera División. E, incluso, llegó a derrotar en casa al Real Madrid, un partido recordado por la monumental bronca que echó a la plantilla en el vestuario su entrenador, Benito Floro, durante el descanso.

El tiempo ha pasado y ahora la realidad es otra. El club entró en concurso de acreedores en julio de 2010, con un patrimonio neto negativo de 19,7 millones de euros y actualmente está en liquidación, un proceso gestionado por los administradores concursales Miquel æeuro;ngel Alonso, Angel Miró y Xavier Carrera. La actividad futbolística, eso sí, se ha reencarnado en el Lleida Sportiu, actualmente en 2ª División B.

El Leida es un club modesto, claro está. Su liquidación, sin embargo, amenaza con sentar un precedente revolucionario en el fútbol español. El informe de los tres administradores contiene un punto inédito en la jurisprudencia española: acusa de "complicidad" a la Agencia Tributaria y a la Tesorería General de la Seguridad Social y pide, por lo tanto, que no se le abonen los poco más de 12 millones adeudados. "Parece existir una directriz política de tolerancia ante la deuda tributaria y de Seguridad Social del fútbol que determinaría la consideración de dichos organismos como cómplices de la insolvencia", indica Miquel æeuro;ngel Alonso, socio del departamento de Derecho Mercantil de Roca Junyent.

"El Estado, a través de la Agencia Tributaria y la Seguridad Social es el principal sponsor del fútbol español", denuncia Miquel æeuro;ngel Alonso, socio del departamento de Derecho Mercantil de Roca Junyent. Y no solo eso, bloquea que otros acreedores privados puedan cobrar sus deudas. "Es una directriz política mantener con vida al fútbol, suponemos que por aquello del panis et circenses, por no contrariar a los aficionados". Si el Lleida se sale con la suya, la misma doctrina se podría aplicar al resto de deuda con la Agencia Tributaria, que ascendía a 752 millones de euros a 1 de enero de 2012. Esta cifra, no obstante, no incluye los compromisos con la Seguridad Social.

Años sin pagar

¿Cómo se ha llegado a esta situación? Según el informe de los administradores, el Lleida no pagó impuestos ni ingresó retenciones a la AEAT desde 2005 hasta la fecha de declaración del concurso, en julio de 2010. Existen, además, deudas tributarias con fechas que se remontan hasta más allá del año 2000. Así, en los últimos cinco años antes de la quiebra, "el pasivo corriente de la entidad se iba incrementando exponencialmente, pero básicamente debido al incremento de la deuda con la Administración Pública", explica el informe. En el momento de la suspensión de pagos, apenas un 5% de la deuda concursada lo era con entidades distintas a los dos organismos gubernamentales.

Y todo esto, ante la supuesta pasividad de la Administración, que permitía que la deuda creciese y creciese. Los administradores aseguran en este sentido que ni la AEAT ni la Seguridad Social "hicieron uso de los medios con que la Ley les provee para la efectividad del cobro y recaudación" de esta deuda. Tampoco instaron, tal y como era su cometido, al concurso necesario de la entidad.

Todos menos a Hacienda

Es más, el informe cita declaraciones de Josep Menchón, gerente y consejero delegado de la sociedad anónima deportiva durante 15 años en la que pone de manifiesto la "impunidad" del club al asegurar que mientras él estuvo al frente de la gestión de la entidad se pagaba "todo" a final de temporadas. "Todo, menos a Hacienda y a la Seguridad Social".

Por lo tanto, concluyen los administradores, "tanto la Hacienda Pública como la Tesorería General de la Seguridad Social han cooperado con los administradores de la concursada en el mantenimiento en el tráfico jurídico y mercantil [...] de una entidad absolutamente insolvente, lo que las convierte en "cómplices" de que no se haya instado a tiempo el concurso. Por si no fuera poco, el orden la prelación de los acreedores favorece a la AEAT y a la Seguridad Social, lo que hace prácticamente imposible que otros acreedores privados, como los distintos proveedores, puedan llegar a cobrar sus deudas.

Precedente

Los administradores concursales saben lo que es hacer cambiar el paso a los regidores del fútbol español. En 2010, cuando instaron el concurso de la UE Lleida decidieron traspasar la ficha federativa a otro club que continuase con la actividad futbolística, al amparo de lo que dicta la legislación concursal. Así Lleida Esportiu i l'Associació Agrupa't.

La normativa de la Real Federación Española de Fútbol, sin embargo, establece el descenso federativo a aquellos equipos que no sean capaces de hacer frente a sus deudas con jugadores y entrenadores. La ficha ha de ser remitida al organismo y este se lo traspasa a un club de Segunda que sea capaz de asumir los costes.

Los administradores, sin embargo, se saltaron esta vía con la ley en la mano, y obligaron a la intervenciónd e la justicia, que les dio la razón, si bien decretaría que a partir de entonces prevalecería la normativa de la RFEF.

LOS ESPECIALISTAS

El asno y el buey

El GEFE

María Graciani

Legislatura desaprovechada

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00