sábado, 20 de diciembre de 2014

Está pasando

Tecnología revolucionaria en sanidad

Kip Webb / Pablo Borrás Justus

25-05-2012 07:00

Temas relacionados:

Aunque España cuenta con un buen sistema sanitario reconocido internacionalmente, el aumento de la edad de la población y de las enfermedades crónicas asociadas ha contribuido a que la demanda evolucione hacia una atención constante de los pacientes. Una atención que, de estar centrada tradicionalmente en el diagnóstico de enfermedades agudas y en el tratamiento de síntomas, ha dado paso a otra orientada hacia las enfermedades crónicas, caracterizada por interacciones más frecuentes y de menor intensidad. Las enfermedades crónicas se han convertido así en el principal factor de aumento de la demanda de servicios sanitarios en España, donde un 5% de pacientes crónicos genera el 48% de las consultas y el 33% del gasto. Se estima que las enfermedades no contagiosas tendrán un coste cercano a 30.000 billones de dólares en todo el mundo durante los próximos 20 años. Desde una perspectiva global, el tratamiento de estas enfermedades supone aproximadamente tres cuartas partes del gasto sanitario, lo que supone un impacto muy relevante en los sistemas de salud a nivel asistencial y económico.

Para poder mantener la atención a las enfermedades crónicas es preciso introducir ajustes en los sistemas de salud, en la segmentación de pacientes, en los modelos de gestión de enfermedades y la adaptación de las dispositivos sanitarios y las tecnologías de la información (TI). Las nuevas herramientas y soluciones de TI deberán ofrecer más y mejor información sobre pacientes a médicos y al sistema sanitario. La tecnología mHealth (sanidad móvil), por ejemplo, se está extendiendo rápidamente y ya ha empezado a dar resultados positivos en el tratamiento de enfermedades crónicas, puesto que facilita la monitorización remota, posibilita consultas virtuales, promociona la autogestión del paciente, etc.

Los inconvenientes del tratamiento ocasional para la atención al paciente son bien conocidos: los pacientes no acuden a los profesionales de la salud hasta que los síntomas afectan gravemente a su calidad de vida y/o limitan las opciones de tratamiento, que de esta forma resulta más invasivo y costoso. La sanidad del futuro debe evolucionar hacia una atención más continuada y orientada hacia la prevención, al mismo tiempo que aumenta la involucración del paciente. Empiezan a abundar las evidencias de que la tecnología mHealth facilita esta transformación. Según un artículo publicado recientemente en la revista New England Journal of Medicine (NEJM), los pacientes adultos con diabetes tipo 1 que utilizan dispositivos móviles presentan un control glucémico notablemente mejor que los que usan sistemas tradicionales de vigilancia y seguimiento en casa. Esta conclusión coincide con la de un ensayo llevado a cabo en el Nationwide Children's Hospital de Ohio, durante el cual se enviaban mensajes de texto a los teléfonos móviles de pacientes adolescentes para recordarles que debían tomar su medicación; el resultado fue un descenso en los niveles medios de A1c, donde se pasó del 11% al 9% en los tres primeros meses.

Accenture prevé que mHealth evolucione a distinto ritmo y por medios diferentes en función del contexto sanitario y de la tipología de la solución móvil. Por ejemplo, estimamos que Estados Unidos necesitará todavía varios años para la adopción de soluciones mHealth de amplio alcance pero evolucionará de forma más acelerada que en Europa Occidental debido a los modelos de financiación y pago, la agenda política y los factores económicos. Esperamos una rápida expansión de soluciones con aplicaciones muy concretas y limitadas -como pueden ser las soluciones web y móviles de gestión de la adherencia a tratamientos farmacológicos- principalmente gracias a la facilidad de pago y a las limitadas barreras de uso.

En España hay varios servicios de salud que están promocionando el desarrollo y la implantación de soluciones mHealth destinadas a la mejora del tratamiento de las enfermedades crónicas. En el País Vasco, por ejemplo, Osakidetza está pilotando la utilización de una solución (Teki) basada en la Kinect de Microsoft para la comunicación entre los médicos y los pacientes en su domicilio. También en Valencia hay varias iniciativas en marcha, una de ellas en el Hospital Universitario de La Fe que prevé la utilización de dispositivos tablet PC conectados a varios dispositivos tecnológicos (pulsímetro, medidor de glucosa, tensiómetro, espirómetro, etc.).

Aunque las soluciones de mHealth están evolucionando constantemente, empiezan a identificarse dos categorías: 1) productos y servicios independientes destinados a aplicaciones muy concretas (p. ej. espirómetros conectados a móviles para enfermedades respiratorias o glucómetros para diabéticos, y 2) soluciones de mayor alcance destinadas a la gestión integral de una enfermedad o segmento de pacientes que aúnan productos y servicios de varios proveedores que actúan de forma coordinada.

Las soluciones de mHealth ofrecen al sector sanitario una variedad de nuevas oportunidades y alternativas para abordar los nuevos desafíos a los que se enfrenta. Su adaptación requerirá definir nuevos modelos de colaboración entre los diferentes actores del sistema sanitario -Administración pública, empresas farmacéuticas, proveedores de tecnologías médicas, aseguradoras, otros- basados en un enfoque de partenariado y compartición de riesgos. Es el momento de que cada organización decida cuál va a ser el papel que quiere jugar en esta sanidad del futuro y cómo va a afrontar los cambios que se están produciendo.

Kip Webb / Pablo Borrás Justus. Socio responsable global de 'clinical solutions' de Accenture / Socio de sanidad de Accenture

LOS ESPECIALISTAS

¿SE ACUERDAN DE LOS TIEMPOS COMPLICADOS?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00