viernes, 25 abril 2014

Está pasando

Las compras de piezas 'made in Spain' alcanzaron el 53% en 2005

Las fábricas españolas de coches ya solo usan el 30% de componentes nacionales

  • Los bienes y componentes del automóvil de fabricación nacional siguen perdiendo peso entre las compras de las 18 factorías de automóviles instaladas en España, que año tras año se proveen con más frecuencia de productos importados. En 2011 los componentes españoles rebajaron hasta el 30,6% del total de las adquisiciones de la industria nacional del automóvil, un punto inferior a 2010 y 22,5 menos que en 2005.
Temas relacionados:

Las fábricas españolas de coches ya solo usan el 30% de componentes nacionales

En 2005, las 18 plantas de automóviles (turismos y camiones) repartidas por España adquirieron bienes y componentes por valor de 19.301 millones de euros. De ellos, 10.242 millones, el 53%, fueron productos made in Spain y el resto procedió de la importación, según los datos de la patronal de bienes y componentes del automóvil, Sernauto. Ese año supuso el punto álgido de la industria de componentes nacional en el suministro a las factorías de montaje instaladas en territorio español. Desde entonces, se ha producido un declive continúo que ha ocasionado la pérdida de 22 puntos en la participación de la industria de componentes nacional en la facturación de la industria del automóvil española.

El pasado año volvió a perder peso. Así, de los 21.146 millones que los fabricantes de vehículos instalados en España se gastaron en componentes para montar vehículos, solo adquirieron en España 6.471 millones, el 30,6%, casi dos puntos menos que en 2010 cuando la industria nacional se quedó con el 31,8% del pastel.

Final de los años boyantes

Lejos quedan los años de la primera mitad de la década pasada cuando los componentes nacionales acumulaban más de la mitad de las compras de las plantas de automóviles españolas. Sucedió en 2001 (50,1% de los suministros), 2002 (50,9%), 2003 (52,07%), 2004 (52,7%) y 2005 (53%). Pero la crisis ha provocado que incluso se empeore la situación de los últimos ejercicios del pasado siglo, cuando los componentes nacionales arrancaron con una cuota del 43% y ganaban mercado.

Los fabricantes de automóviles están abaratando costes, para lo cual unifican en sus distintos modelos numerosos componentes. Y estos contratos frecuentemente se adjudican a grandes multinacionales del sector, cuyas matrices suelen estar geográficamente cercanas a los headquarter de las automovilísticas. En la memoria de Sernauto de 2011, de los 21.170 millones de componentes importados (con destino a la industria del automóvil, a otras fábricas de componentes o para recambios), casi la mitad procedían de Alemania y Francia, que se quedaron respectivamente con el 26,69% y el 24,27% del negocio. Los países emergentes tienen un peso escaso, pues Asia solo aportó el 6,23% de los componentes importados a España.

Impulso del recambio y la exportación

A pesar del descenso pronunciado de las compras de componentes nacionales por parte de la industria del automóvil, el sector está compensando la caída con una aumento de las exportaciones y el mercado de los recambios. Gracias a ello, la facturación del sector español de componentes creció el pasado año un 8,7% respecto a 2010.

En los recambios, el peso de los productos nacionales es muy superior, alrededor del 75%, frente a la importación, que aunque gana cuota, lo hace a ritmos lentos. Así, en 2005 la industria nacional concentraba el 74% de los recambios de automóviles vendidos en España y en 2011, el porcentaje era del 72,3%, según las cifras de Sernauto.

Respecto a la exportación, ya concentra el 63% de la producción total y el pasado año la facturación procedente del exterior creció un 14,5%, frente al 8,7% de los ingresos totales. La internacionalización supone, pues, una obligación para las empresas medianas y pequeñas españolas. Para ello, es imprescindible invertir en nuevos productos, por lo que las restricciones financieras actuales están poniendo en peligro varias empresas nacionales, según resaltan fuentes del sector.

Un millar de empresas de 729 grupos industriales

El sector de equipos y componentes de automoción tiene una doble cara en España. Por un lado, cuenta con cinco grandes multinacionales, cada vez más implantadas internacionalmente: Gestamp, Grupo Antolín, Ficosa, Fagor (del grupo Mondragón) y CIE Automotive. Pero en el otro extremo hay una panoplia de medianas y pequeñas empresas que en ocasiones trabajan directamente para la industria de vehículos (conocidas en el sector como Tier 1), pero con más frecuencia para otras empresas de componentes conocidas como Tier 2 o Tier 3. E igualmente se ubican en el subsector de los recambios.

En la memoria de Sernauto de 2011 cifra en 987 las empresas totales del sector -concentradas en 729 grupos-, aunque fuentes de la patronal las reducen ya a 800 empresas. Entre ellas se incluyen las factorías de multinacionales instaladas en España, prácticamente todas las grandes, asociadas a Sernauto y, por tanto, bajo el paraguas de la patronal que no distingue por nacionalidad del capital.

El pasado año el sector facturó 29.529 millones de euros, lo que implica un crecimiento del 8,7% respecto a 2010, de los que 18.612 millones, el 63% del total, se destinaron a la exportación y los 10.917 restantes, al suministro nacional. De estos últimos, 6.417 millones, el 58,7%, se facturaron a las 18 plantas de montaje de vehículos instaladas en España y los otros 4.458 millones se obtuvieron en el mercado de recambios.

Las 800 plantas de equipos y componentes dieron trabajo el pasado año en España a 191.005 personas, un 6,7% superior al ejercicio de 2010. El índice de absentismo registró el 1,85%, con una mejora ostensible frente al 6,27% de 2008, según los datos de Sernauto.

LOS ESPECIALISTAS

TIEMPO DE REFLEXION...PASADO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00