domingo, 21 de diciembre de 2014

Está pasando

Contante & Sonante

Si es para devolver la confianza, "nos fusionamos los cuatro"

Hace cuatro años que el foco de los mercados se fijó en España y en su sistema financiero, y desde entonces la intensidad de su atención no ha hecho más que acrecentarse. "Hay que matar la incertidumbre lo antes posible", declaraba la semana pasada el consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, quien cree, como todos sus homólogos, que España lleva mucho tiempo en el periscopio de la desconfianza.

Hay que acabar con la incertidumbre, sí. Pero los medios empleados hasta ahora para ponerle fin no han dado resultado, y eso que el diagnóstico coincide: la desconfianza se centra en la banca, explican los expertos consultados. Y eso que desde que se inició la crisis el sector ha destinado 140.000 millones, el 15% del PIB, a su saneamiento, incluyendo los 53.000 millones reclamados en la reforma financiera.

Economía también quiere acabar con la incertidumbre ya. Y para ello, al margen de volver a plantear la creación de sociedades inmobiliarias (un banco malo edulcorado) para que la banca separe sus activos vinculados al ladrillo y suelo, acaba de impulsar más fusiones y acelerar el saneamiento de Bankia, una vez que el Fondo Monetario Internacional (FMI) pusiese el acento de la reforma financiera en esta entidad y en otras nueve, casi todas con ayudas públicas.

El equipo económico del Gobierno ha puesto nuevos deberes a BMN, Liberbank, Ibercaja y Unicaja, bancos y cajas que esperaban mantenerse al margen de nuevas fusiones hasta final de año. Eso sí, parece que la integración se realizará de dos en dos. "Más tarde puede que se llegue a la unión de las cuatro en una sola firma, pero ahora lo más lógico es que las uniones se hagan paso a paso", señalan fuentes próximas a estas entidades. De producirse la fusión de los cuatro se crearía un grupo de 270.000 millones de euros de activos, y se convertiría en el quinto banco de España.

"La realidad es que todos hablamos con todos desde hace tiempo, pero no para abordar una fusión a cuatro bandas", recuerda el directivo de una de las entidades en cuestión.

Sus responsables, lo mismo que gran parte del sector, consideran inviable una fusión a cuatro en estos momentos. "Esta operación no es la solución para acabar con las incertidumbres del mercado. Además, estas entidades aún se encuentran en plena digestión de sus respectivas fusiones y urgir a crear deprisa y corriendo otra gran entidad puede tener un efecto contrario al que se busca", señala el presidente de una destacada entidad financiera.

Otro homólogo suyo subraya que esta operación lleva consigo la destrucción de miles de empleos como consecuencia de sus duplicidades.

BMN, Liberbank, Ibercaja y Unicaja son resultantes de las uniones de 15 cajas que en gran parte no han terminado aún sus procesos de fusión. BMN, resultante de la fusión de Caja Murcia, Caixa Penedès, Sa Nostra y Caja Granada, es de los cuatro el que tiene más avanzado su proceso de unión, el 80% de su integración está cerrado.

Ibercaja, mientras, apenas ha iniciado la absorción de Caja3. Lo mismo sucede con Unicaja. La entidad que preside Braulio Medel no ha comenzado su integración con Caja España Duero, pero la firma castellanoleonesa tampoco ha finalizado su proceso de fusión, pese a que hace casi dos años que lo aprobó.

La firma que preside Carlos Egea, por su parte, presentó el viernes una oferta no vinculante para pujar por Banco de Valencia, su gran apuesta. Ibercaja, Liberbank e incluso Unicaja también parece que han mostrado su interés por el banco levantino, aunque la apuesta de BMN parte como favorita. Al margen de esta iniciativa, BMN también está dispuesta a una fusión, pero no a cuatro bandas. Liberbank y sobre todo Ibercaja son las dos entidades con las que mantiene conversaciones más fluidas, un vez que parece descartar Unicaja.

Liberbank tiene cuatro planes sobre la mesa. Una, la del Banco de Valencia parece la menos factible. Su objetivo prioritario es finalizar las negociaciones para incorporar inversores privados en su capital para tomar el 20%. De esta forma elimina gran parte de las necesidades de capital que debe inyectar al bajar las exigencias del 10% actual al 8%. Además, Liberbank está a la espera de que el Gobierno portugués dé el sí a la compra de la filial española de Caixa Geral.

La opción de la fusión no entraba en sus planes hasta finales del presente año, pero ante la petición de Economía es muy posible que en breve anuncie una operación.

Bankia, mientras, ha pasado de asegurar que se mantendría en solitario en esta fase de la reforma financiera a asegurar que podría fusionarse con otra entidad financiera. Eso sí, más pequeña y teniendo la alianza liderada por Caja Madrid y Bancaja el dominio.

Economía espera que con estas fusiones de última hora el mercado dé por cerrada la reforma financiera y crea en el saneamiento de la banca española. Y sino como señala un directivo de una de estas cinco entidades financieras en cuestión: Si es necesario fusionarse para devolver la confianza de los mercados en España "pues nos fusionamos".

LOS ESPECIALISTAS

¿SE ACUERDAN DE LOS TIEMPOS COMPLICADOS?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00