sábado, 25 octubre 2014

Está pasando

Presupuestos Generales del Estado para 2012

Montoro defiende la rebaja del déficit como única solución por la "fragilidad" de España

  • El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, defendió ayer la reducción del déficit público como el eje principal de los Presupuestos Generales del Estado para 2012 y la única salida posible a la situación "frágil como país" que tiene España. En su opinión, es una "evidencia" que las comunidades son las que generan una mayor desconfianza.
Temas relacionados:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sentado junto a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, el titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el de Hacienda, Cristóbal Montoro

P. MONGE

Montoro defendió el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2012 con el argumentario habitual del Gobierno. No hay alternativa a la reducción del déficit, "la situación es límite" en parte por la herencia del PSOE y el foco de desconfianza a los ojos de los mercados se sitúa en las comunidades. "Las cuentas son las que se han llamado más austeras de la democracia y pretenden ser las más realistas que necesita España para superar la crisis", fue una de sus primeras frases. El ministro defendió los Presupuestos en la primera de las dos sesiones del debate a la totalidad. Diez partidos pidieron su devolución. Las enmiendas se votan hoy.

La coyuntura es "excepcional" y exige respuestas excepcionales "para resolver los problemas de los españoles". Las previsiones para 2012 apuntan a una caída del PIB del 1,7% y 630.000 desempleados más. En este contexto, el Gobierno ha aprobado unos Presupuestos que incluyen un ajuste de 27.300 millones de euros para dejar el déficit en el 5,3%. Montoro quiso dejar claro que el Ejecutivo "sabe lo que tiene que hacer" en un momento de recesión económica, "más acentuada por la destrucción del crédito bancario".

El ministro explicó que las cuentas constituyen "una respuesta" a la situación, justo la que evitó dar el Gobierno anterior al anticipar las elecciones generales y no aprobar los Presupuestos de 2012. Cristóbal Montoro reiteró en su intervención que su objetivo es devolver la confianza en la economía española, como ocurrió en 1996.

El Gobierno es consciente de que el proyecto "no tiene nada de amable" y aseguró que la vuelta a la recesión se debe al endeudamiento externo, "que estrangula la economía e impide que haya financiación". Para el momento "frágil como país", Montoro defendió las reformas estructurales e hizo un llamamiento a la responsabilidad "de todos los grupos políticos". Por encima de todo hay que reducir el déficit público al 3% en 2013. "Cuanto más déficit, menos crédito para los emprendedores. No hay otro camino, no hay atajo. El camino tiene que ser recto, sin dudar", insistió. Negó que los ajustes contenidos en el Presupuestos vayan a profundizar la recesión de España. "El Gobierno no ha actuado sobre el mogollón de las cuentas públicas, sino que ha seleccionado las medidas para incrementar los ingresos tributarios y reducir el gasto que menos impacto tengan en la actividad".

En su opinión, la reducción del déficit debe ser indiscutible y calificó de "sumamente inconveniente" debatir sobre la relajación de las cifras. Si España cumple con el 3% en 2013 "habrá eliminado el déficit estructural". Montoro aseguró que las familias y las empresas ya han hecho su ajuste financiero, por lo que las subidas de impuestos tendrán un impacto poco significativo en la actividad.

El ministro apuntó sin ambages a las comunidades como principales foco de desconfianza internacional. "No neguemos la evidencia", dijo Montoro, quién rechazó que haya sido el Gobierno quien ha creado esta situación. "Las dudas sobre la viabilidad económica de las comunidades no se esfuman con las cifras de los Presupuestos, sino con mecanismos eficaces para hacerles cumplir los objetivos de déficit del 1,5% para este año. Hay que garantizar ese cumplimiento. De eso depende la salida de la crisis, la credibilidad de España y el acceso a los recursos financieros". La herramienta para ello, a su juicio, es la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que mañana se aprueba en el Senado.

El ministro de Hacienda anunció que el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera se celebrará en la primera quincena de mayo y allí deberán acudir todas las comunidades con su plan económico-financiero para que puedan escrutarlo el resto de regiones, las instancias comunitarias, los mercados y los acreedores. También confirmó que este viernes el Consejo de Ministros examinará el Plan Nacional de Reformas y la revisión del Programa de Estabilidad hasta 2015.

Posición de CiU

El Gobierno no ha conseguido evitar que al menos CiU retirara la enmienda a la totalidad y el portavoz de los nacionalistas catalanes, Josep Antoni Duran y i Lleida, desveló que ni siquiera ha habido "diálogo" para ello. Los convergentes han apoyado las principales reformas estructurales del Gobierno, pero se oponen a los Presupuestos porque "no hay estímulos al crecimiento".

"No hay alternativa a la reducción del déficit, pero sí hay alternativas a la manera de hacerlo", recalcó Durán. En su opinión, el Ejecutivo tiene la responsabilidad de trazar un plan y poner medidas en lugar de limitarse a aplicar instrucciones. Además, criticó que el Gobierno prevea un aumento de ingresos no financieros del 12,5% en un año en que se espera que el PIB ceda el 1,7%.

Duran i Lleida añadió que no es creíble que el gasto financiero vaya a caer el 6,7% e instó a recortar en partidas como defensa y no en otras que consideró estratégicas como la I+D o las políticas activas de empleo. El portavoz de CiU criticó que la inversión estatal en Cataluña haya caído un 45%, la mayor bajada de España, y no se recojan los 759 millones de 2008 y los 219 de 2009 comprometidos en la disposición adicional del Estatuto. En su respuesta, Montoro apeló a la responsabilidad de CiU para que retirara la enmienda.

Las cuentas de 2012

Ingresos: el Ejecutivo prevé recaudar 12.300 millones adicionales con las subidas del IRPF, del IBI y la amnistía fiscal.

Gastos: los ministerios cuentan con un presupuesto de 65.803 millones, lo que supone un 16,9% menos de media.

Pensiones: a esta partida se destinarán 115.826 millones, lo que supone el 66% del gasto social.

Deuda: al pago de los intereses por el aumento del endeudamiento se dedicarán 28.848 millones de euros.

El PNV no ve medidas de crecimiento y empleo

El discurso de defensa de los Presupuestos que hizo Cristóbal Montoro convenció poco al PNV. Su portavoz en el Congreso, Josu Erkoreka, apuntó que los 45 minutos de discurso del ministro de Hacienda no habían servido para convencer de que las cuentas de 2012 van a devolver a la economía española al crecimiento y el empleo. Erkoreka criticó que el Gobierno apele a la recuperación de la confianza como motor de la economía española, cuando lo que hacen falta son medidas de estímulo.

El diputado del PNV Pedro Azpiazu aseguró que no es que se trate de un Presupuesto austero, sino que es cicatero y va a profundizar la recesión de la economía. Las críticas por la falta de estímulos a la actividad y la fuerte reducción en partidas como las destinadas a políticas activas de empleo fueron comunes en el resto de grupos parlamentarios, especialmente en los de izquierda.

El portavoz del BNG, Francisco Jorquera, aseguró que las cuentas son "injustas y antisociales" y que el déficit no es causa de la crisis, sino una consecuencia. Además añadió que "se impone" a las comunidades unos "ajustes brutales" que en la práctica suponen "desmantelar el Estado del bienestar".

UPyD critica la "terrible" forma de ahorrar de Rajoy

"Si Zapatero pasaba la fregona por la cubierta mientras se hundía el barco, ustedes se limitan a tapar agujeros". Así justificó ayer Rosa Díez, portavoz de UPyD, la enmienda a la totalidad que presentó su formación a las cuentas del Gobierno. "¡Tienen una terrible forma de ahorrar!", criticó la diputada, que pidió al Ejecutivo que, en vez de reducir partidas sociales y de la investigación, presente un plan de fusiones municipales, suprima las diputaciones y acabe con las duplicidades entre administraciones.

"Estos presupuestos recortan el gasto productivo y social en partidas muy sensibles", criticó Díez. "Pero no reducen el gasto superfluo ni el déficit estructural. Rebajarlo del 8,5% en 2011 al 5,3% en 2012, más de tres puntos de PIB en medio de una recesión, se antoja tarea imposible", recalcó.

La portavoz propuso "reformar el Estado" para acabar con el "mal diseño autonómico". "¿Qué dirán las instancias europeas cuando observen que se opta por continuar el desmantelamiento del Estado mientras se sigue inflando un modelo de país insostenible?", se preguntó Díez, que defendió que el margen de ahorro está, más que en los Presupuestos del Estado, en las cuentas de las comunidades.

LOS ESPECIALISTAS

¡BEACON! Tecnología de corto alcance para móviles

Tu ADN Digital

Luis Ferrándiz, Eduardo Vázquez y Nacho Prada

Rajoy no sueña con Europa

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

¿LES GUSTA EL ORO?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00