miércoles, 22 octubre 2014

Está pasando

La prensa internacional critica la medida

"Pobre YPF, pobre Repsol"

  • La prensa internacional no ve con ojos demasiado benevolentes la medida anunciada ayer por la presidente argentina, Cristina Fernández de Kirchner. El más contundente, el londinense 'Financial Times', que duda de que el país pueda hacer frente a las inversiones necesarias y que el país pierde lustre para los inversores.
Temas relacionados:

Financial Times: El rotativo económico de la city explica en su columna Lex sus dudas acerca de que Argentina sea capaz de hacer frente a las inversiones necesarias para explotar los nuevos campos de gas, valorados en unos 22.000 millones de barriles de gas y petróleo y que logre el expertise necesario para mantener su competitividad. "Es vergonzoso que una Argentina rica en energía tenga que gastar el 7% de su presupuesto anual en imprtar energía. Pero es erróneo, sin embargo, que Fernández de Kirchner culpe a Repsol". El diario prevé además que el valor de Repsol, dado que la española no podrá cumplir con sus aspiraciones de aprovechar las generosas previsiones de producción de YPF.

Y para acabar, una frase contundente. "Argentina puede despedirse de ser tratada de forma seria por los inversores durante otra generación". En otro artículo distinto, el mismo diario destaca el "giro radical" que está tomando la presidente argentina.

Wall Street Journal: El diario neoyorquino, a diferencia del FT, solo publica un artículo (largo, eso sí) sobre la expropiación. El rotativo cree que esta medida va a marcar un "hito" en la expansión de los intereses estatales en la economía. El diario destaca que la medida "probablemente va a dañar aún más la reputación de Argentina entre los inversores y añadirá tensión en sus relaciones con la Unión Europea".

El articulista Liam Denning asegura en su blog que en la industria del petrñoleo no es la curiosidad la que mata gatos, sino las nacionalizaciones. Denning señala como ejemplo a la vecina Venezuela, que en su insistencia por ejercer control sobre los hidrocarburos provocó que cayese progresivamente la capacidad de producción lo que, a su vez, condujo a mayores presiones nacionalistas por parte del Gobierno.

Clarín: El editor del rotativo (opositor al Gobierno), Ricardo Roa, manifiesta sus dudas de que la medida anunciada ayer persiga "quedarse con la caja de la compañía" y "recuperar adhesión popular" y que "el kirchnerismo intente cargar a la cuenta de los españoles toda la crisis energética, como si no tuviera nada que ver en la falta de inversiones, la caída de las reservas y la producción y el impresionante salto de las importaciones". "Nada de esto resuelve el problema estructural: la falta de gas y de petróleo que le pegan a la balanza comercial y a las finanzas públicas".

La Nación: "La confesión de un fracaso". Este es el títulio del editorial del opositor diario conservador. En su opinión, los anuncios de ayer "constituyen un nuevo avance sobre el sector privado de un gobierno que ha demostrado cabalmente su incapacidad para operar empresas comerciales".Es, además, "una fiel demostración del fracaso de la política en materia energética de los gobiernos kirchneristas, caracterizada por una clara falta de rumbo, evidenciada en la fuerte caída de la producción de gas y petróleo y en la pérdida del autoabastecimiento".

Página 12: El diario oficialista celebra la medida tomada por el Gobierno. La expropiación, asegura Alfredo Zaiat, "pasa a integrar el podio de las principales iniciativas de reparación de los efectos devastadores de la reestructuración neoliberal de los noventa". Zaiat asegura que "la expropiación de acciones junto a la declaración de interés público nacional de la producción de hidrocarburos inicia el tránsito empinado de restaurar la soberanía energética".

Según el articulista, la opción de la expropiación no fue la primera. "El kirchnerismo no buscó la salida de la expropiación, pero abrió esa puerta ante la política predatoria de los pozos petroleros por parte de Repsol y sus gaseosos planes de inversión". Y concluye:El gobierno conservador de Mariano Rajoy tiene problemas mucho más relevantes que el destino de una empresa petrolera que se dedicó a devastar los pozos de petróleo en Argentina para financiar su expansión global.

Otro articulista, Sebastián Premici, afirma que "el nuevo marco de acción para la política energética coloca el interés público por encima de la ley del mercado. Un cambio de reglas que privilegia la creación de empleo y el desarrollo regional por sobre el lucro empresario".

LOS ESPECIALISTAS

La amenaza del ébola y la innovación de proceso

Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

ORE

El GEFE

María Graciani

Imagen de Obama hoy, versus legado a largo plazo

EEUU y mercados emergentes

Jorge Díaz-Cardiel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00