viernes, 31 octubre 2014

Está pasando

Estrategias para invertir pese a la crisis

Ideas para ser un inversor con éxito (pese a todo)

  • La diversificación debe ser la prioridad a la hora de elegir Bolsa y valores porque el crecimiento será muy dispar según los países. El Ibex ofrece grandes oportunidades, pero no a corto

Beatriz P. Galdón

14-04-2012 07:00

Temas relacionados:

Las Bolsas europeas han dado un vuelco considerable en las últimas semanas. No ha sido así en el caso de la española, donde la situación lo que ha hecho ha sido recrudecerse. La corrección de los índices -en su mayoría en positivo en el año- hay que tomarla como un alto en el camino, según advierten los analistas. Por ejemplo, el índice alemán había llegado a ganar un 21%, y al cierre del viernes aún sumaba el 11%. El caso de la Bolsa española es bien distinto; no ha subido cuando sus homólogas lo han hecho y ahora cae más. ¿Cuál es la explicación? Las dudas están centradas en la deuda y, sobre todo, en la capacidad del Gobierno para reducirla sin dañar el crecimiento. Y este tipo de consideraciones van a continuar marcando las decisiones de los inversores en los próximos meses, tanto nacionales como extranjeros, y tanto en renta variable como en renta fija. "España es ahora el epicentro de nuevas turbulencias y no hay nada que se pueda hacer en contra, salvo nadar y guardar la ropa; esto es, buscar la menor exposición posible, no cometer locuras en las carteras y apostar por la mayor preservación de capital posible", explican desde Inverseguros.

La Bolsa española figura a la cola de las preferencias de los analistas. En primer orden están las estadounidenses, después emergentes, y en Europa, Alemania concentra los mejores pronósticos. "En este momento hay un desequilibrio de cifras, se prevé un crecimiento para EE UU del 2,7% en 2012 y para Europa una caída media del -0,2%. Actualmente, la diversificación en la inversión es muy importante", comenta Nicolás Barquero, director de inversiones de banca privada de Deutsche Bank.

El Ibex se encuentra en tendencia bajista a diferencia del S&P, cuya situación técnica marca una línea ascendente, y Europa, que permanece neutral. Es el mensaje que dan los gráficos. Sin embargo, cada inversor deberá hacer su propia lectura sobre el entorno y de acuerdo a ello y sus pretensiones u objetivos, tomar una determinación. "La decisión de vender ahora dependerá de cuándo se haya entrado en el mercado. Desde luego, para los que tienen un horizonte de largo plazo recomiendo paciencia", comenta Fernando Hernández, responsable de análisis de Inversis.

Los analistas aconsejan no vender ahora si no se ha hecho antes y esperar a que la situación se normalice para comprar

En general, y pese a que aún no se descartan más descensos, los analistas no aconsejan salir de la Bolsa si no se ha hecho ya. "Es un poco tarde, estamos en la parte baja de la caída", dice Susana Felpeto, subdirectora de análisis de renta variable de Atlas Capital.

Para los atrevidos que estén sopesando la posibilidad de entrar en Bolsa, la recomendación es esperar a que la situación se estabilice. "La historia demuestra que lumbreras como Warren Buffett y Peter Lynch tienen estrategias de inversión muy diferentes. Sin embargo, están unidos por su enfoque disciplinado, paciente y sin emociones a la hora de invertir. Emociones como el miedo o la codicia hacen que sea imposible navegar en un entorno de mercado en constante cambio y crear riqueza a largo plazo", señala David Cienfuegos, director de inversiones de Towers Watson España.

En el corto plazo, los expertos están confundidos con lo que pueda pasar. "El Ibex se puede ir para abajo otros 1.000 o 1.500 puntos y luego recuperarlos de forma muy fácil. La Bolsa está reflejando la gravedad de la situación económica, y se necesita tiempo para una recuperación", comenta Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI en España.

No obstante, para los inversores más atrevidos, que están dispuestos a asumir una caída adicional, Barrio asegura que "la Bolsa española es una oportunidad con un horizonte de medio y largo plazo". "En el mercado se gana cuando nadie la quiere", añade.

Como ideas, los expertos señalan empresas con negocios sólidos, bajo endeudamiento y exposición internacional. Son los mismos planteamientos para realizar estrategias que se siguen desde que estallara la crisis. Pero hay un elemento que se ha introducido últimamente como recomendación: la búsqueda de un atractivo dividendo. La caída reciente del precio de las acciones ha elevado la rentabilidad por dividendo de algunas compañías a niveles históricos. Por ejemplo, Telefónica, Bolsas y Mercados Españoles o Enagás cerraron el viernes con rentabilidades por dividendo del 11,5%, 8,8% y 7,3%, respectivamente.

La selección de compañías donde invertir debe ser exhaustiva, pero también hay que tener en cuenta el país donde se invierta y el índice. En la Bolsa española, los analistas aconsejan guiarse más por empresas que por sectores. "Hay que insistir en la idea de que la composición del Ibex ha impedido que siguiera la subida que tuvieron otros mercados europeos en el primer trimestre y va a continuar influyendo en su evolución en los próximos meses", apunta Fernando Hernández. Los Presupuestos para 2012 y los ajustes anunciados por el Gobierno Popular han generado incertidumbre en el sector constructor y eléctrico. A esto se añade la delicada situación del sistema financiero, que aún se encuentra en proceso de reestructuración, y el desafío del déficit de las autonomías. Las empresas que están aglutinadas en estos tres grupos suponen casi el 50% del Ibex 35.

En definitiva, lo que debe perseguir un inversor de renta variable ante todo es la diversificación de su cartera. También, y a pesar de las posibilidades que ofrece la Bolsa española, los analistas son partidarios de no concentrar la inversión en este mercado. "Aunque la situación de España es grave y todavía nos queden meses de travesía por el desierto, a corto plazo pensamos que el pesimismo reinante es exagerado (...). Más allá de esto, preferiríamos activos de Europa core con mayor exposición a recuperación del crecimiento global", decía el Sabadell el viernes.

Renta fija. Más deuda corporativa que pública

Los expertos mantienen alto interés por la deuda privada por las altas rentabilidades ofrecidas, en muchos casos superiores al mejor depósito. "En el mercado hay bonos cotizando a un plazo de uno o dos años de entidades españolas a un tipo de interés del 3,5%, 4%, e incluso por encima", comenta Félix López, director de Atlas Capital. No obstante, el experto muestra más inclinación por la deuda de ciertas autonomías. "Trabajamos con la de Madrid, cuya economía arroja unas buenas perspectivas, y donde la rentabilidad a dos años alcanza el 5%".

Sobre la deuda privada, los analistas destacan que las preferencias no serán por igual para todas las compañías. "En España hay ciertas oportunidades, no en cualquiera", comenta un gestor de una firma internacional. "Hay que buscar activos cuyo resultado sea más predecible y con expectativas razonables", añade.

En cuanto a la deuda corporativa, Fernando Hernández, de Inversis, comenta que "está dando señales de entrada", en los plazos a largo. "Incluso si el bono a 10 años llegara al 7%, sería una oportunidad interesante asumiendo riesgo, ya que la deuda a largo es más arriesgada por la variación que pueden sufrir los precios".

Víctor Alvargonzález, director de Profim, considera que la deuda pública española está barata, pero contempla más seguridad en la americana, alemana y sueca.

Fondos de inversión. Un vehículo hacia el mercado mundial

Los fondos de inversión ofrecen un gran abanico de posibilidades, ya que aglutinan prácticamente todas las opciones que ofrecen los mercados. Víctor Alvargonzález, consejero delegado de Profim, asegura que los fondos son "la manera de salir de España" en un momento donde la situación parece complicarse para el país. "Aunque se tranquilice, las perspectivas siguen siendo muy pobres", dice. La gran apuesta de Alvargonzález para los fondos de renta variable son los referentes a Bolsa de Estados Unidos, emergentes, y dentro de Europa, Alemania. "Lo recomendable es que los inversores salgan fuera, donde hay más expectativas de crecimiento", añade Víctor Alvargonzález.

En cuanto a renta fija, los fondos ligados a deuda corporativa pueden ofrecer una atractiva rentabilidad. Los expertos prevén que las compañías sigan emitiendo ante la necesidad de obtener financiación. "España no tiene buena imagen en el exterior y se exige un diferencial sobre la deuda alemana alto, y eso va a continuar siendo así", explica Víctor Alvargonzález. "Además, las empresas han hecho los deberes y desde el inicio de la crisis han reducido deuda, justo lo que están haciendo ahora los Estados, y eso aún no está descontado en los precios", añade el experto. Eso sí, hay que buscar empresas con grado de inversión y de calidad y que emitan deuda sénior, que es la más solvente. Hay posibilidades en las empresas españolas, pero las preferencias se centran en las europeas en general y las estadounidenses.

Otro tipo de fondos que recomiendan los expertos son los que invierten en compañías con alta rentabilidad por dividendo.

Divisas. Mejor dólar que euro

La divisa europea acumula una apreciación sobre el dólar del 1,5% en el año a pesar de los interrogantes que rodean a la economía española y las dudas que algunos analistas arrojan sobre su supervivencia. La última encuesta realizada por Merrill Lynch entre gestores de fondos mostraba en sus resultados que la mayoría de dichos gestores, un 40%, no esperaba que ningún país abandone el euro en 2012.

Esta superioridad deberá corregirse en los próximos meses, especialmente porque las perspectivas de crecimiento en Estados Unidos son positivas, frente a la debilidad que mantendrá el Viejo Continente. Susana Felpeto, de Atlas Capital, apunta que el consenso del mercado considera que el euro deberá caer a 1,20 dólares. "Un nivel de 1,34 sería para comprar dólares", dice la experta.

La mejora del billete verde podría producirse a partir de la segunda mitad del año. Los últimos datos de creación de empleo en EE UU han mostrado debilidad y han tenido efecto directo sobre su cotización.

En cuanto a los tipos de interés, la previsión es que continúen en mínimo histórico durante tiempo tanto en Estados Unidos como en Europa. De hecho, la Reserva Federal espera mantener el nivel actual, del 0%-0,25%, hasta 2014.a p

Materias primas. El cobre gana potencial

El oro ha sido el activo refugio por excelencia de la crisis. Se ha convertido en la mejor inversión en los últimos 12 años, periodo en el que ha sumado más del 500%. La onza cotiza por encima de los 1.600 dólares, y aunque hay analistas que aventuran una cotización superior para los próximos meses, las posibilidades de ascenso se han limitado.

En cambio, el cobre parece que apunta a que atravesará por un periodo propicio. Hay dos argumentos en este sentido: el cobre perdió el 21% en 2011 y los especuladores han comenzado a cerrar sus apuestas bajistas porque se mantienen perspectivas de crecimiento en EE UU y China, principales compradores del metal, lo que mantendrá los niveles de demanda elevados. "En algún momento hacia finales de año podríamos volver la vista a los precios de las materias primas en general, y a los del cobre en particular, y confirmar que invertimos en un buen momento", explicaba esta semana a Bloomberg Jaumes Paulsen, jefe de estrategia de inversiones de Wells Capital Management en Minneapolis.

La mejor manera de invertir en cobre es a través de ETF, fondos o bien mediante mineras. El mayor productor mundial, Freeport-McRohan Copper, presenta un potencial de más del 40%. BHP Billiton tiene un recorrido superior al 30%.

Consejos básicos

'Stop loss'. Hay que fijar límites de subida y caída no cuando ya se esté en el mercado, sino en el momento de la inversión.

Factor tiempo. No convertir las inversiones con objetivo de corto plazo en largo.

Momento. Las decisiones que se toman por la corriente que sigue el mercado, tanto al alza como a la baja, no suelen resultar positivas.

Diferenciar. Los analistas aconsejan no concentrar la cartera en España.

Buscar buen negocio y dividendo

1 Telefónica. La compañía de mayor tamaño de la Bolsa comienza a cobrar protagonismo. La rentabilidad por dividendo superó el viernes el 11%.

2 BME. A pesar de la debilidad de los volúmenes de negocio, BME destaca por su gestión, su saneado balance financiero, y también por el dividendo; la rentabilidad llega al 8,8%.

3 Pescanova. Una empresa de pequeña capitalización con gran proyección en sus resultados futuros. Las acciones cotizan 10 euros por debajo del objetivo del mercado.

4 Dia. Tiene alta presencia en países emergentes y ha superado incluso los objetivos planteados en el ejercicio pasado. Además, el concepto que sigue su negocio se puede ver favorecido por la crisis actual.

5 Abertis. Cuenta con un gran atractivo para el inversor: rentabilidad por dividendo del 8%. Sigue aumentando su presencia internacional y su última gran apuesta es Brasil.

6 Iberdrola. La eléctrica acumula un descenso del 22% y los analistas consideran que la incertidumbre regulatoria ha sido recogida en exceso por la acción.

7 Amadeus. El desarrollo del negocio enfocado al área tecnológica protege a Amadeus de la debilidad del sector turístico.

8 Tubos Reunidos. Ha arrojado optimismo para el negocio en 2012; el 90% procede del exterior. En 2011 volvió a los beneficios.

9 Técnicas Reunidas. El alza del precio del petróleo impulsa su negocio. El potencial de crecimiento es relevante.

10 Enagás. Una eléctrica donde los expertos contemplan potencial, superior al 20% y una atractiva rentabilidad por dividendo, del 7%.

LOS ESPECIALISTAS

HOY EN JAPON

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

"Pensamiento dinámico" y trabajo en equipo, claves de un buen análisis

Inteligencia competitiva

Cátedra de Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos

Mentalidad empresarial ganadora

Gestiona para ganar

Luis Soler

¿Cuál es el momentum de las bolsas?

La ventana a los mercados

Cortal Consors

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00