martes, 29 julio 2014

Está pasando

La medida afecta a carpinteros, albañiles, pintores o transportistas

Montoro limita la tributación por módulos para atajar facturas falsas

  • El Consejo de Ministros dio el visto bueno el viernes a un anteproyecto de ley contra el fraude fiscal que, además de limitar los pagos en efectivo, reforma el sistema de módulos para frenar la emisión de facturas falsas. Así, albañiles, carpinteros o transportistas no podrán aplicar este modelo de tributación cuando facturen más del 50% de sus operaciones a otros autónomos o empresas.
Temas relacionados:

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro

PABLO MONGE

El sistema de módulos se creó para facilitar la tributación a los profesionales, autónomos y pequeños empresarios y ha derivado, en opinión de la Organización de Inspectores fiscales, en un "nido de facturas falsas". Este modelo permite tributar en función de variables objetivas como los metros cuadrados de un negocio, el número de empleados o el consumo energético. Ello ha potenciado un fraude que consiste en que el modulero -cuya carga fiscal no depende de los ingresos o los gastos asumidos- emite facturas falsas para que otros empresarios se puedan deducir el IVA o reducir la base imponible en el impuesto sobre sociedades.

Para acabar con esta práctica, Hacienda prohibirá tributar por módulos a los autónomos que facturan más del 50% de sus operaciones a otros empresarios. Esta medida afectará solo a determinados colectivos "de mayor riesgo" como carpinteros, albañiles, fabricantes de artículos de ferretería o de carpintería, yeseros, fontaneros o transportistas que, a partir de ahora, deberán tributar por "estimación directa". Es decir, pagarán en función de sus beneficios reales. En cualquier caso, tampoco se verán afectados aquellos profesionales cuyos ingresos no superen los 50.000 euros, ya que Hacienda entiende que no tienen capacidad para asumir la mayor carga administrativa que supone salir del sistema de módulos. Está previsto que esta medida se aplique a partir de 2013. Por otra parte, el anteproyecto contempla muchas otras iniciativas:

Premio al chivato fiscal

La nueva normativa prohibirá pagos en efectivo entre empresas o de particulares a empresas y autónomos por encima de los 2.500 euros, una medida que sigue el camino emprendido por Francia o Italia. Incumplir la normativa conllevará una sanción del 25% "del valor satisfecho en efectivo" que puede recaer tanto en el pagador como en el perceptor. Además, el Ejecutivo ha legislado el "chivatazo fiscal", de tal forma que si una de las partes comunica que ha incumplido la norma, quedará libre de sanción. La denuncia, en cualquier caso, no puede proceder nunca de un tercero ajeno a la operación. En el caso de no residentes, el umbral máximo de pago en efectivo se amplía a 15.000 euros para "no perjudicar el turismo".

Cobro de deuda fiscal

Uno de los principales problemas de Hacienda es que descubre un gran importe de deuda tributaria que, sin embargo, no siempre llega a ingresarse. Para evitar vaciamientos patrimoniales o cambios de titularidad ficticios, "se adelantará el momento en el que se pueden adoptar medidas cautelares", como embargos. En los casos de delito fiscal, hasta ahora, la vía administrativa se paralizaba en el momento en que Hacienda enviaba un caso a la Fiscalía. Ello cambiará y se permitirá que la Agencia Tributaria lleve a cabo embargos en procesos penales. Además, los sucesores de bienes patrimoniales recibidos antes de la liquidación de una sociedad deberán responder ante Hacienda. Ello evitará vaciamientos patrimoniales.

Administradores

Para evitar que las empresas no abonen las deudas tributarias, se establecerá por ley la responsabilidad subsidiaria de los administradores de las compañías cuando se pueda acreditar que no "existe intención real de pagar". Además, los socios de empresas también serán responsables de las deudas fiscales de entidades disueltas o liquidadas.

Inmobiliarias

La regla del IVA establece que, por norma, el impuesto lo abonan las empresas que venden un bien y, por tanto, cobran el IVA. Sin embargo, en determinadas operaciones inmobiliarias, ello facilitaba que ciertas sociedades se dedujeran un IVA que, sin embargo, nunca habían llegado a pagar. Por ello, la normativa recurrirá a la "inversión del sujeto pasivo" en caso de "transmisiones de terrenos rústicos o de segundas y ulteriores ventas de edificaciones". Ello significa que la empresa compradora solo podrá deducirse el IVA si acredita que ha ingresado el impuesto.

Empresas en concurso

En el caso de empresas inmersas en concursos de acreedores -antigua suspensión de pagos-, Hacienda diferenciará entre las operaciones realizadas antes y después de la declaración del concurso. Con ello, se trata de elevar la posibilidad de cobrar las deudas tributarias de empresas con riesgo de quiebra.

Mayores tasas

Para reducir la litigiosidad y evitar que las empresas acudan a los tribunales para "dilatar el cumplimiento de sus obligaciones", se fijan tasas judiciales que oscilan entre los 150 y 10.000 euros.

¿Cuándo prescribe la deuda fiscal?

Otra de las medidas que incluye el anteproyecto de lucha contra el fraude es la obligación de informar sobre cuentas y valores en el extranjero, una decisión que ya avanzó Cristóbal Montoro el pasado jueves. Sin embargo, tras el Consejo de Ministros, el ministro de Hacienda anunció la "imprescriptibilidad de las rentas no declaradas". Ello provocó un equívoco y se interpretó como que las deudas tributarias o el delito fiscal ya no prescriben. No es exactamente así.

Lo que establecerá la ley es que la obligación de informar de cuentas en el extranjero no prescribe. El matiz es importante. Por ejemplo, si un contribuyente evadió en 2005 más de 120.000 euros -umbral que delimita la infracción administrativa del delito fiscal- para abrir una cuenta en un paraíso fiscal, no podrá sufrir un proceso penal por ese hecho, ya que el delito fiscal prescribe a los cinco años. Sin embargo, tendrá la obligación de informar a Hacienda sobre la existencia de esa cuenta. Y es precisamente esa obligación la que no prescribe.

10.000 euros de sanción

Incumplir esta normativa conllevará una sanción de, como mínimo, 10.000 euros. Y Hacienda podrá imputar la renta no declarada al "último periodo impositivo no prescrito". Es decir, si la Agencia Tributaria en 2013 descubre una cuenta oculta, podrá pedir intereses y responsabilidades por los últimos cuatro años en caso de que la cuantía no declarada sea inferior a 120.000 euros y de cinco años si supera ese umbral.

Reacciones

La Organización de Inspectores de Hacienda, que fue muy crítica con la amnistía fiscal, celebró las medidas antifraude, que contemplan sanciones entre 1.000 y 100.000 euros para quien entorpezca la labor de la Inspección.

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, también apoyó el mayor control en el sistema de módulos.

Palo y zanahoria

El endurecimiento de las sanciones por fraude fiscal es una práctica común tras la aprobación de una amnistía tributaria. Con ello, Hacienda pretende atemorizar a los evasores fiscales e incentivar que se acojan a las medidas de regularización que finalizan el 30 de noviembre.

LOS ESPECIALISTAS

MAS QUE LA ESTABILIDAD FINANCIERA

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Donde no hay análisis hay errores o la importancia de la inteligencia (una vez más)

Inteligencia competitiva

Cátedra de Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos

¿Por qué los marketers necesitan pensar como periodistas?

Tu ADN Digital

Luis Ferrándiz, Nicolás Infer y Nacho Prada

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00