viernes, 31 octubre 2014

Está pasando

Daniel Francis Akerson

Disciplina en Detroit

  • Ha conducido a GM de nuevo al primer puesto de fabricante de automóviles mundial. Esta semana ha anunciado una alianza con el grupo PSA para reforzar su liderazgo

Marisol Paul

03-03-2012 07:00

Temas relacionados:

No es un ejecutivo del motor, pero sabe hacer dinero. Cuando la Administración Obama nombró a Dan Akerson consejero delegado de General Motors, en septiembre de 2010, su falta de experiencia era el tema de conversación en los despachos y los medios de comunicación. ¿Podría este especialista en telecomunicaciones y fondos de capital riesgo devolver el liderazgo mundial al fabricante de Detroit? La crisis había conducido a la empresa a declarar la mayor suspensión de pagos de la industria y tuvo que ser rescatada con 50.000 millones de dólares de los contribuyentes. Akerson, 63 años, republicano y con formación militar, sería el encargado de pilotar la nueva GM, empezando por devolver al Tío Sam las ayudas recibidas. Con el título de número uno recuperado en 2011 -vendió nueve millones de automóviles y ganó un 61,7%, la mejor cifra desde 2007-, GM ha anunciado esta semana una alianza con el grupo francés PSA (Peugeot-Citroën) para consolidar su liderazgo mundial.

Akerson ha hecho los deberes. Llegó al consejo de directores de GM en julio de 2009, nombrado por el Departamento del Tesoro. Al año siguiente, asumía el cargo de consejero delegado, el cuarto en 18 meses. Por delante, la OPV de la compañía destinada a rebajar la participación del 61% del Gobierno de EE UU -actualmente controla el 32%-. Dan Akerson, a bordo de un Chevrolet Camaro en Wall Street, escenificaba el renacimiento de este icono empresarial americano. Un año antes, tras la quiebra, las acciones valían menos de un dólar; la nueva GM salió a 33 dólares, captando 23.000 millones, la OPV más grande de EE UU hasta esa fecha.

En uno de sus primeros discursos en Detroit vino a decir: Generosa Motors se ha ido, así que hay que ponerse a trabajar. La Marina le enseñó disciplina en los negocios. Akerson se ganó el respeto de Wall Street en la industria de las telecomunicaciones. Fue consejero delegado y presidente de compañías como MCI, Nextel, XO Communication y General Instrument.

GENERAL MOTORS COMPANY 34,800 0,029%

Antes de incorporarse a GM, fue director general y jefe de adquisiciones globales de la firma de capital riesgo Carlyle, en Washington. Desde ese puesto, gestionó más de 50.000 millones de dólares en activos y más de 200 compañías de inversión con varios cientos de empleados en todo el mundo. Comprar empresas poco rentables, sanearlas y ganar dinero. Una experiencia que la Administración Obama valoró por encima de los conocimientos industriales a la hora de sentar a Dan Akerson en el consejo de GM. Salvar al fabricante de Cadillac o Chevrolet -la marca de automóviles más vendida del mundo en el siglo XX- era una prioridad nacional. Una misión que encajaba con el carácter patriótico de este ejecutivo.

Akerson se había graduado en la Academia Naval y sirvió como oficial en un destructor de la Armada estadounidense de 1970 a 1975. Después se licenció en Económicas por la London School of Economics.

Akerson es también miembro del consejo de directores de American Express, cargo que no repetirá a partir de la próxima asamblea del 30 de abril.

Este hombre que conduce un Chevrolet Sonic, la versión norteamericana del Aveo, un coche que considera "muy divertido", está casado con Karin desde hace 41 años y tiene tres hijos. Es una persona hogareña que empieza la jornada comprobando los mercados y leyendo los correos electrónicos y la termina con una charla con su mujer. Mimar a sus nietos es una de sus aficiones, junto al golf y la lectura. El matrimonio está volcado en la reconstrucción de Detroit (Míchigan), la ciudad en la que viven, para lo que han donado un millón de dólares a Habitat for Humanity, una iniciativa para construir y rehabilitar 500 hogares en la capital del motor. En su oficina, el famoso fragmento del discurso The Man in the Arena de Theodore Roosevelt, citado por Nixon en su renuncia, le recuerda que no hay victoria sin tropiezo, ni esfuerzo sin error.

LOS ESPECIALISTAS

"Pensamiento dinámico" y trabajo en equipo, claves de un buen análisis

Inteligencia competitiva

Cátedra de Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos

Mentalidad empresarial ganadora

Gestiona para ganar

Luis Soler

SOBRELLEVAR LA CRISIS

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

¿Cuál es el momentum de las bolsas?

La ventana a los mercados

Cortal Consors

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00