jueves, 24 abril 2014

Está pasando

Finanzas

El suelo, el principal lastre de Caja España-Duero

  • Supone el 34% del crédito a promotores de la entidad, que no termina de cerrar su proyecto de fusión con Unicaja.

A. Perona / J. Vadillo

25-02-2012 07:00

Temas relacionados:

El suelo, el principal lastre de Caja España-Duero

EFE

La entidad castellanoleonesa encara su fusión con Unicaja con una pesada carga: el suelo supone el 34% de su cartera de créditos a promotores y constructores. Esta ascendía a 6.797 millones a finales del pasado septiembre. El resto está repartido en 3.528 millones en edificios terminados y en construcción con garantía hipotecaria y otros 963 millones en créditos sin garantías hipotecarias. La morosidad en este segmento se eleva al 14,37%, con una cobertura del 43,95%, aunque si se suman los créditos subestándar, la mora se dispararía al 32,5%.

Caja España-Duero tiene un volumen de 1.341 millones de euros en inmuebles adjudicados, con una tasa de cobertura global del 24,46%. En suelo, con 375 millones en adjudicados, la cobertura se eleva al 36%, casi al nivel de los dos grandes bancos españoles. Santander cubre al 40% los activos de suelo y BBVA al 37,5%.

Para contener los riesgos latentes del ladrillo y adaptarse a las nuevas líneas marcadas por el Gobierno en materia de provisiones adicionales, Caja España-Duero ha indicado que deberá realizar provisiones adicionales por 638 millones de euros, a lo que se suman otros 502 millones de necesidades de capital.

Este lastre, junto a los tiras y aflojas en el reparto de poder en la nueva entidad (Evaristo del Canto por Caja España-Duero y Braulio Medel por Unicaja), podrían dar al traste con la fusión en marcha. El proceso arrancó hace casi un año y fue ratificado por los consejos de ambas el pasado septiembre. Pero en los últimos seis meses apenas se han producido movimientos. Fuentes oficiales de Unicaja y Caja España aseguran que se sigue trabajando en la unión y añaden que el motivo del retraso es la complejidad de la operación y el nuevo marco regulatorio. Desde los sindicatos, sin embargo, reconocen que la operación está totalmente parada. "No hay previstas reuniones, es un poco preocupante", aseguran.

Este freno sitúa a ambas en una situación complicada. El Gobierno ha dado de tope hasta el 31 de marzo para que las entidades interesadas presenten sus proyectos de fusión, una vía que les abre un plazo de hasta dos años para cumplir con las nuevas exigencias en provisiones. El fracaso obligaría a Caja España a buscar un nuevo socio en tiempo récord. Mientras, Unicaja, con uno de los ratios de capital más elevados del sector financiero español, tiene más margen de maniobra, aunque también cuenta con el hándicap de la celebración de las próximas elecciones en Andalucía del 25 de marzo, en las que se espera que se produzca un cambio de signo que podría debilitar a Braulio Medel. Como posibles socios de la malagueña podría encajar Ibercaja, una entidad con la que Unicaja ya tuvo conversaciones pero que no llegaron a cuajar por la falta de entendimiento entre sus primeros espadas, Medel y Amado Franco. También podría optar por pujar por algunas de las entidades que serán subastadas -Banco de Valencia, Novagalicia o Catalunya Caixa- o aspirar a una presa más pequeña, como Caja3.

Mario Fernández se baja un 15% el sueldo

El presidente de Kutxabank y BBK, Mario Fernández, ganó 514.900 euros el año pasado, tras aplicarse una rebaja voluntaria del 15% desde mayo. Es su único ingreso, tras renunciar a remuneraciones variables, indemnizaciones, pensiones u otras percepciones. La retribución del máximo responsable de la entidad más saneada del sector está por debajo del máximo marcado por el Gobierno (600.000 euros) para las cúpulas de las cajas que han recibido ayudas del FROB. Xabier Iturbe, presidente de Kutxa, ingresó 383.000 euros en 2011 y el de Caja Vital, Carlos Zapatero, cobró 183.194 euros.

Los tres socios de Kutxabank anunciaron ayer sus resultados del año pasado, el último ejercicio por separado antes de la entrada en actividad del nuevo banco desde el 1 de enero de este ejercicio. BBK registró unos beneficios de 220,2 millones (un 14,6% menos). Su participada Cajasur aportó 2,9 millones al resultado consolidado. Kutxa ganó 10,25 millones, una caída del 85,5%, tras destinar 195,4 millones a provisiones.

Por su parte, Caja Vital contabilizó unos beneficios de 14,7 millones (retroceso del 61,9%) y realizó unas dotaciones de 52,7 millones para la cobertura de activos.

LOS ESPECIALISTAS

TIEMPO DE REFLEXION...PASADO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00