sábado, 1 noviembre 2014

Está pasando

La CNMV abrió en 2011 seis expedientes por la comercialización

Las opciones que tienen los inversores de preferentes

P. M. Simón / I. Abril / F. Martínez

02-02-2012 07:00

Temas relacionados:

La falta de transparencia, escasa liquidez y el carácter perpetuo de las participaciones preferentes, salvo que el emisor quiera rescatarlas, han puesto este producto en el punto de mira y han despertado la alarma de los inversores. El inversor presta su dinero a cambio de un dividendo anual, pero no tiene claro cuándo recuperará el principal. La segunda peculiaridad es la remuneración; si una entidad entra en pérdidas, tiene derecho a cancelar la retribución. Y una tercera consideración es que la mayoría cotiza con pérdidas en el mercado de renta fija.

Quien más activamente ha hecho emisiones de preferentes es el sector financiero, para reforzar sus recursos básicos propios (Tier 1). El impacto de la crisis ha hundido el precio de estos activos en el mercado secundario. Muchos pequeños inversores se han visto atrapados en un producto carente de liquidez. La CNMV halla deficiencias, "un problema obvio", en palabras de su presidente, Julio Segura, en la comercialización de este producto, que se vendió masivamente en las oficinas como una especie de depósito, una imposición a un plazo extraordinariamente dilatado en el tiempo. "No hay problemas de transparencia, porque toda la información viene detallada en el tríptico firmado por el comprador. Pero si se han detectado problemas en la comercialización, referentes a los test de idoneidad y conveniencia", admitió ayer Segura en la rueda de prensa de la presentación del Plan de Actividades del organismo supervisor. En 2011, la CNMV abrió seis expedientes por la comercialización de preferentes.

El volumen en circulación se ha reducido notablemente en pocos meses, pasando de 30.000 millones de euros en mayo de 2011 a 11.300 ahora. Detrás de este ajuste está el acuerdo de solvencia de Basilea III, que no considera las preferentes como capital de máxima calidad.

Las entidades se han lanzado, en consecuencia, a canjear las preferentes. El criterio principal de la CNMV para aceptar esos canjes es que nunca puede ser por otro producto más complejo. Como ejemplo de lo que no es aceptable, Segura puso los Cocos (bonos contingentes convertibles), que se convierten necesariamente en acciones si se deteriora el ratio de capital. El supervisor subrayó que, hasta la fecha, la CNMV no ha recibido ninguna solicitud de emisión de Cocos por parte de las entidades.

Analistas y expertos recomiendan huir de las preferentes. En caso de que el consejo llegue tarde, la idea es acudir a los canjes de preferentes por acciones. La conversión por acciones permite a los inversores obtener liquidez y recuperar su inversión inicial, pues los títulos se valoran al 100% del nominal. Al menos así lo han hecho todas las entidades que han planteado propuestas de conversión. De hecho, los canjes planteados por Santander, Sabadell, CaixaBank y BBVA han sido aceptados de forma abrumadora.

Si se tienen preferentes de entidades que no planteen canjes, los tenedores deben ir a negociar directamente con la entidad. La práctica habitual de las entidades ha sido revender a terceros las preferentes que los compradores originales deseaban convertir en liquidez. Una operación que se realizaba al 100% del nominal en un mercado interno del que solo tenían conocimiento los comerciales de las oficinas. Esta es una práctica que el regulador considera "inaceptable".

La CNMV advirtió en el verano de 2010 que las emisiones de renta fija vendidas mayoritariamente a minoritarios deben cotizar en alguna plataforma como AIAF, para que su precio sea lo más justo y transparente posible. Recientemente ha vuelto a apretar las tuercas a la banca, exigiéndole que informe de los precios reales a sus clientes. Ejemplos hay muchos pero uno de los más significativos es el de las de Caja Madrid, hoy en el balance de Banco Financiero y de Ahorros (BFA), vendidas en verano de 2009 que cotizan con pérdidas superiores al 45%, según Bloomberg.

La mala noticia es que las cajas de ahorros que no cotizan en Bolsa no tienen acciones con las que canjear sus preferentes. La única forma para mejorar sus ratios de capital es comprar los títulos por debajo de su valor nominal.

Las preferentes de las empresas suelen tener mejores condiciones. La diferencia se nota sobre todo en el rendimiento anual, sustancialmente superior. Y luego está el hecho de que a partir del décimo año todas las compañías no financieras que tienen preferentes (Telefónica, Repsol, Endesa, Fenosa, Meliá y Sos) se comprometen a pagar más; es una forma de penalización si no las rescatan en ese momento y un acicate para que lo hagan. Pero las dificultades de acceso a financiación mayorista está abocando a las empresas a mantener vivas las preferentes.

Aceptación del 99,5% en el canje de CaixaBank

La conversión de participaciones preferentes de la banca sigue su curso. CaixaBank comunicó ayer que el 99,5% de los tenedores a los que iba dirigida la oferta de recompra han aceptado el canje de los mismos por bonos convertibles en acciones y deuda subordinada.

CaixaBank anunció en diciembre el canje de tres emisiones distintas de preferentes, que serán canjeadas al 100% de su valor nominal de la siguiente forma: el 30% en bonos convertibles en acciones que vencen la mitad en junio de 2012 y la otra mitad en junio de 2013, y el 70% en deuda subordinada a 10 años con un cupón del 4% o del 5%, dependiendo de la emisión de preferentes que corresponda.

En total han acudido a la oferta 4,819 millones de participaciones preferentes. El periodo de aceptación arrancó el 29 de diciembre y concluyó el martes.

LOS ESPECIALISTAS

HOY EN JAPON

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

"Pensamiento dinámico" y trabajo en equipo, claves de un buen análisis

Inteligencia competitiva

Cátedra de Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00