miércoles, 23 abril 2014

Está pasando
Temas relacionados:

A los 15 años, Kim Schmitz (Kiel, Alemania, 1974), fundador de Megaupload, tenía 12 líneas telefónicas en su cuarto. Había conseguido piratearlas. Llamadas gratis. Y sus padres sin enterarse. "Todo lo que veían eran luces parpadeando en mi cuarto. No entendían nada", explicó al periódico inglés The Daily Telegraph. A los 19, saltó los filtros del Pentágono y pirateó su red. Pudo ver imágenes del palacio presidencial de Sadam Hussein. A los 20, le arrestaron en dos ocasiones por "espionaje electrónico". A los 27, después de que dos de sus amigos murieran en el 11-S, amenazó públicamente a Osama Bin Laden y ofreció 10 millones de dólares por información que permitiera cazar al saudí. Y a los 37, ya casado y con dos hijos, fue detenido el jueves en Nueva Zelanda por dirigir "una organización criminal de dimensiones mundiales", según el Gobierno de Estados Unidos.

Schmitz es un tipo grande, de más 100 kilos y de gustos caros: deportivos, rubias de Playboy, jacuzzis, champán... Más allá de estas aficiones, que ayer destacaban la mayoría de los reportajes sobre el personaje, este pirata informático es, sobre todo, una persona que supo aprovechar el boom de internet para hacer negocios rentables aunque no siempre legales.

Tras ser condenado a un año de prisión (aunque no entró en la cárcel) por "espionaje electrónico", Schmitz fundó en 1994 su primera compañía, una empresa de seguridad. Cinco años después, el joven diseñó un dispositivo que permitía a los coches Mercedes acceder a internet en tiempos en los que las conexiones portátiles no funcionaban bien.

El champán y las mujeres llegaron en 2002. El joven, apodado Dotcom, invirtió 270.000 euros en la casi en bancarrota Letsbuyit.com, una empresa de compras por internet. El empresario anunció que dedicaría millones para salvarla. El valor de las acciones se disparó. Schmitz vendió su parte y ganó 1.100.000 euros. Un negocio que acabó mal cuando la empresa quebró y Schmitz fue condenado a dos años de cárcel (que tampoco cumplió). Después, fundó Megaupload, vivió en la casa más cara de Nueva Zelanda, se convirtió en uno de los mayores enemigos de los estudios de cine y de las discográficas... Y acabó detenido.

LOS ESPECIALISTAS

TIEMPO DE REFLEXION...PASADO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00