sábado, 30 agosto 2014

Está pasando

El recorte de tipos no llega a los ciudadanos

La banca gana: las hipotecas suben pese a caer el euríbor

  • Mario Draghi ha corregido de un plumazo a su antecesor al frente del Banco Central Europeo (BCE). Dos recortes consecutivos de tipos los devuelven al mínimo histórico del 1%, pero apenas se nota en la economía real. Las tensiones financieras tienen prácticamente anestesiado al euríbor, que cierra el año encareciendo de nuevo las hipotecas.

Los hipotecados no se beneficiarán de las últimas bajadas de los tipos de interés. Al menos de momento. El euríbor a 12 meses, el indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España, ha cerrado el año 2011 en el 2,004%. Es la tasa mensual más baja desde el mes de marzo (1,924%), pero todavía se sitúa casi medio punto porcentual por encima de la de hace un año (1,526%). Esto se traduce en un nuevo encarecimiento de las hipotecas que aprieta aún más los bolsillos, bastante castigados ya por la crisis.

Para una hipoteca media de 120.000 euros a un plazo de 20 años, la cuota mensual sumará unos 30 euros, lo que supone 360 euros más al año.

De poco ha servido que el sustituto de Jean-Claude Trichet al frente del Banco Central Europeo (BCE), el italiano Mario Draghi, llegara pisando fuerte a Fráncfort. Apenas unos días después de estrenarse en el cargo, rebajó contra todo pronóstico un cuartillo de punto los tipos de interés. Repetía jugada un mes después (ya con los mercados prevenidos) y corregía lo que para muchos había sido un error de su antecesor. Devolvía así los tipos de la eurozona al mínimo histórico del 1% para cerrar un año convulso tras las dos subidas aplicadas por Trichet en abril y julio. De paso, demostraba que no estaba dispuesto a doblegarse a la ortodoxia alemana de control de la inflación por encima de todo -de la que por cierto hacía gala Trichet-. El nuevo presidente de la institución optaba por estimular una economía amenazada de nuevo por la recesión.

Pero su decisión, ansiada por muchos con la que estaba cayendo en Europa por la crisis de deuda y la desaceleración económica, no ha tenido el impacto esperado en la economía y los hipotecados. Y probablemente no lo tendrá en los próximos meses. El abaratamiento de los tipos de interés apenas ha tenido un efecto limitado en la economía real, con unas entidades financieras enzarzadas en una desconfianza fruto de la crisis de deuda que mantiene prácticamente seco el mercado interbancario y el grifo del crédito. Las esperanzas están puestas en la histórica inyección de medio millón de euros a tres años realizada el pasado 21 de diciembre por el instituto emisor, destinada a evitar un colapso de liquidez y a reactivar la maquinaria del crédito. Pero los expertos dudan de que el reparto de dinero por parte del BCE llegue a los ciudadanos en forma de préstamos porque no soluciona el problema de fondo. La falta de confianza persiste ante una Europa inestable y unas perspectivas económicas nada halagüeñas.

En este contexto, el euríbor casi no ha reflejado la bajada del precio oficial del dinero en medio punto. En noviembre, y tras la primera y sorprendente maniobra de Draghi, la principal referencia para el cálculo de las hipotecas situó su tasa mensual en el 2,044%, solo un 0,066% menos que el mes anterior. En diciembre, la tendencia a la baja del indicador también ha sido moderada y termina el año rozando el 2% pronosticado por la mayoría de los analistas. En dos meses los tipos han caído un 0,50% y el euríbor solo un 0,10%.

A lo largo de 2011, los expertos han ido revisando a la baja la previsión del euríbor para cierre de año. En los primeros meses, cuando el indicador experimentó una súbita escalada por el incremento de la inflación como consecuencia de los conflictos en el Norte de África y las expectativas de subidas de tipos por primera vez en tres años, las firmas de análisis hablaban de una clausura anual en torno al 2,75-3%. Hacia el ecuador del ejercicio, los objetivos se rebajaron hasta el 2,5% por la desaceleración económica a nivel mundial y la tormenta en el seno de Europa. De cara a la recta final del año, las estimaciones siguieron reduciéndose hasta el entorno del 2%, dado el más que probable cambio de política monetaria con la llegada de Draghi.

Bajadas menos intensas en 2012

Para 2012 se espera que el euríbor siga a la baja, aunque con menor intensidad. Un miembro del BCE sugirió recientemente que los tipos podrían caer más si empeora la situación europea. Algunos expertos no descartan una rebaja hasta el 0,50% a lo largo del año. No obstante, tal y como explica Nuria Álvarez, de Renta 4, "en la medida en que las entidades desconfíen, el tipo de préstamo entre ellas se mantendrá por encima del tipo del BCE". Esto explica la distorsión que existe entre el euríbor a 12 meses y el tipo oficial. "El euríbor lleva por encima de la referencia del BCE desde hace mucho tiempo y no termina de ajustarse porque se cotiza más la prima de riesgo", señala Álvarez. "En la medida en que mejoren las perspectivas económicas y el riesgo soberano, la tendencia será hacia la convergencia", añade.

Fernando Hernández, de Inversis Banco, cree que el tímido ajuste del euríbor tras el recorte de tipos "refleja las tensiones en el mercado interbancario", pero "lo más problable es que alcance niveles más bajos en los próximos meses e incluso llegue a abaratar algo las hipotecas".

LOS ESPECIALISTAS

Fiascos Van Rompuy

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

El altavoz del Marketing de Escucha Activa: 7 claves de éxito

Tu ADN Digital

Luis Ferrándiz, Nicolás Infer y Nacho Prada

Amazon y el videojuego en directo. ¿El nuevo El Dorado?

Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00