jueves, 23 de marzo de 2017

Está pasando:

Ecoemprendedores

Crear trabajo estable y de calidad con los huertos urbanos

  • La cooperativa Germinando aconseja en la creación de estos espacios en Madrid.
Imprimir
Temas relacionados:

A las tres amigas que hace cinco años decidieron lanzarse por su cuenta tras sus estudios de Biología, ni se les pasó por la cabeza intentar optar a un empleo fijo. "No hay ninguna posibilidad de trabajar como bióloga, a no ser que te dediques a la investigación, y las condiciones son muy precarias", explica Cristina Ruiz, miembro de este trío que ha hecho de su pasión por los huertos urbanos un empleo más o menos estable. "Decidimos crearnos el puesto de trabajo de calidad que no nos ofrecía el mercado". En la universidad se encargaban de los huertos, y Cristina se especializó en horticultura ecológica de ciudad, así que arrancaron su actividad como monitoras en escuelas, pero era un empleo muy inestable, "lo de siempre", remacha Ruiz.

La oportunidad de algo más estable les llegó cuando decidieron montar su propio proyecto, que hoy se ha transformado en la cooperativa Germinando, una de las primeras que empezó en Madrid la asesoría sobre huertos urbanos en escuelas y entre particulares. Los proyectos educativos fueron creciendo, y ya imparten sesiones a profesores y alumnos en centros de primaria y en institutos. También colaboran con ayuntamientos y en 2007 dieron su primer curso de huerto urbano en el centro cultural La Casa Encendida de Madrid. "Era de los pocos cursos que se daban entonces sobre cómo crear un huerto en balcones. Ofrecemos dos al año y cada vez hay más peticiones". El que comienza el próximo mes de octubre ha recibido 100 inscripciones para 20 plazas.

Interesante y barato

Estas tres socias atribuyen tanto interés por crearse un huerto casero a la creciente inquietud por el origen de los alimentos. "Cada año hay una crisis alimentaria, la gente está preocupada porque no sabe de dónde viene la comida", así que prefiere producirla en casa, en lugares tan inverosímiles como una bañera, una caja de frutas o un baúl viejo, según aconseja Germinando en sus cursos. "No hace falta gastar mucho dinero. Muchos materiales se pueden reutilizar. No es necesario recurrir a la mesa de cultivo y a semillas ecológicas, que elevan la inversión a 300 euros". Una vez se ha aprendido a cultivar, Germinando enseña a mantener la planta.

Lo interesante para esta cooperativa de ayudar a los profesores en el diseño de actividades para niños es que "sobre un huerto se puede trabajar de todo, desde botánica hasta matemáticas", explica Cristina Ruiz. En los barrios, esta cooperativa está generando espacios comunitarios a través de su arte en cultivos en la ciudad, "un aspecto social muy importante porque es un momento de encuentro entre los vecinos, sobre todo de gente mayor, a la que no solemos hacer ni caso". El origen rural de muchos de estos mayores está permitiendo recuperar el saber tradicional del campo, y "muchas veces te enseñan ellos".

Entre la asesoría a ayuntamientos, escuelas, los cursos y haber capitalizado el desempleo, estas tres amigas han logrado atar un salario medio estable de 1.159 euros mensuales, un mes y medio de vacaciones al año y hasta diez meses de baja por maternidad. "Priorizamos el tiempo libre a cambio de menos sueldo", pero ahora con la crisis temen perder lo que tanto esfuerzo les ha costado.

En plena asfixia de las cuentas de los ayuntamientos, la subvención de huertos urbanos está lejos de ser una prioridad, así que después de haber perdido un proyecto educativo en seis escuelas, empiezan a pensar en un plan B, que podría ser la venta de plantas y semillas por internet para la gente que quiere iniciarse en la creación de un huerto. La idea no les entusiasma porque "necesita más inversión, la formación es más estable y hasta ahora estaba mejor pagada", y las ayudas para montar una pyme "son una mentira, eso es sálvese quien pueda".

Otras iniciativas de cultivos en la ciudad

Tabacalera

El patio del edificio de la antigua tabacalera de Madrid, en pleno centro, alberga desde mayo de 2010 un huerto colectivo, con fines educativos. Esta asociación enseña a niños y mayores a cultivar y a acercarse a la realidad de los agricultores. También asesora a particulares a montar su propio huerto.

Can Masdeu

Es uno de los huertos comunitarios más grandes de Barcelona. En esta antigua leprosería en la sierra de Collserola, a las afueras de la Ciudad condal, se realizan talleres de agroecología, se ha puesto en marcha un pequeño banco de semillas y el huerto comunitario se cultiva para los vecinos.

Canarias

Es una de las regiones más activas de España en la creación de huertos urbanos, entre colectivos asociativos y desde la Administración. El Gobierno regional está impulsando la creación de un huerto urbano en cada centro escolar, para sensibilizar a los alumnos sobre temas ambientales.

Las Moreras

El huerto de Las Moreras, en el parque Miraflores de Sevilla, fue uno de los primeros que existieron en Europa. Nació en 1983 de la mano de profesores, centros de adultos y vecinos de la zona. Aglutina tres hectáreas y alberga 157 parcelas de unos 150 metros cuadrados.

Biortu

Un grupo de profesionales especializados en la reparación de fachadas ha lanzado la red de huertos urbanos Biortu, en Bilbao, cultivados sobre los tejados de edificios de viviendas y públicos, "como un nuevo espacio de oportunidad que puede dar nuevas salidas a un sector castigado por la crisis".



seguir a cinco días

Recibe más contenido de Cinco Días. Suscríbete a nuestras newsletter aquí

Cinco Días

Cinco Días

Cinco Días

BLOGS

Entrevista con Elena Pisonero Ruiz, Presidenta de Hispasat

Líder ante el espejo

Antonio Núñez Martín

14 trucos para arruinar tu entrevista de trabajo

El blog de trabajo y empleo

Euribor empleo

... y todos parecen haberle entendido.

El puente

Alexis Ortega

<

1 de 3

>
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00

Webs de PRISA

cerrar ventana