sábado, 25 octubre 2014

Está pasando

Zombis, turistas y caminantes

Temas relacionados:

La vida es un camino por recorrer, y los sabios clasifican a las personas en tres grandes grupos en función de su sabiduría: los zombis, los turistas y los caminantes. Y lo que vale para las personas, sirve para las empresas. ¿Es usted un zombi o un caminante? Quizá le convenga leer estas líneas para ubicarse, tanto como persona o empresa, en una de esas categorías.

Los zombis nos recuerdan a los muertos vivientes. Son los más tristes y patéticos, pero, desgraciadamente, los más abundantes. No es difícil distinguirlos. Siguen a la masa, sin personalidad propia. Arrastran sus pies al ritmo que le marcan los demás. Solo parecen motivarse por comer, beber, alguna pequeña diversión, y a dormir de nuevo. Deambulan sin rumbo ni sentido, sin noción de su propia valía ni de la misión trascendente que les corresponde. Conocemos muchas empresas grises, sin creatividad ni imaginación, que se limitan a repetir aquello que aprendieron un día remoto, sin percibir que su entorno ha cambiado. Son masa, no tienen personalidad.

El segundo nivel sería el de los turistas. Llegan, hacen sus fotos y se van. Pasan siempre por la superficialidad de los proyectos que acometen. No suelen comprometerse con nada ni con nadie y, al final, solo se quedan con las apariencias de lo que les muestran. Son incapaces de profundizar y no aspiran a ningún tipo de trascendencia, solo a divertirse y a ganar dinero hoy, sin pensar en demasía en el mañana remoto. El turista observa los lugares que visita como si se tratasen de un gran decorado para fotografiar, mientras que el viajero trata de comprenderlo, adentrarse en él y vivirlo. El primero se contenta con enseñar las fotos a sus amigos al regreso, mientras que a los segundos lo que les interesa son las vivencias y el conocimiento que obtienen. A los turistas solo les interesa la foto, el figurar, el decir que estuvieron allí. No aspiran a cambiar el mundo que les rodea, al que consideran solo un decorado para posar. Muchas de las empresas zombis de hoy fueron turistas en el pasado de vacas gordas. Lucieron entonces, pero no se prepararon para la debacle que nos arrasó. Hoy se arrastran como muertos vivientes.

Los caminantes son aquellas personas conscientes de que su vida es un camino que tienen que recorrer. Se preocupan por su crecimiento personal, se preguntan por los paisajes y las personas que conocen a lo largo de su senda y aspiran a mejorarlos. Tienen metas y actúan en consecuencia. Las empresas caminantes trabajan a largo plazo, se adaptan a las circunstancias cambiantes y son conscientes de su misión.

Somos zombis, turistas o caminantes no por nuestro diferencial de inteligencia, sino por nuestra actitud, por las prioridades que nos marcamos y los compromisos que adquirimos. El caminante avanza en la senda de la sabiduría, el turista llega a la del conocimiento y el zombi, a la de los estímulos cotidianos.

Existen zombis con una felicidad simple y ramplona. Llevan una vida muelle y sencilla, de centros comerciales de fin de semana. A nada aspiran y nada les atormenta, más que su salud y las necesidades físicas más básicas. Por el contrario, muchos caminantes pueden ser desgraciados porque no les gusta lo que ven en su camino, o porque sufren al no poder mejorar aquello que desearían. La propia autoconciencia es puerta de la sabiduría, pero, también, a veces, de la amargura. La felicidad a la que puede aspirar el caminante es más difícil, pero también es la más plena. La felicidad de los zombis es elemental, la de los turistas, superficial, y la de los caminantes, íntima y plena.

Los zombis se confunden con el color de la mayoría, los turistas buscan afianzar su personalidad con las expresiones externas y con las modas, mientras que a los caminantes los diferencia la riqueza de su interior, la claridad de sus objetivos y su deseo transformador. Los caminantes saben que en muchas ocasiones les tocará nadar contracorriente y sufrir en solitario. Pero el camino es largo y esa anticipación será la semilla que les permita fructificar en ese futuro en el que los zombis y turistas sufrirán hasta desaparecer.

A la vista de lo dicho: ¿qué es usted? ¿Qué es su empresa? ¿Zombi, turista o caminante? Un dato para que no se desanime. El 60% pertenece al género zombi, el 35% al turista y el 5% al caminante. Seguro que pertenece a este último grupo. Pero si no fuera así, no se desanime. Redoble su esfuerzo en el camino de la sabiduría y logrará ascender de categoría.

Manuel Pimentel

LOS ESPECIALISTAS

¡BEACON! Tecnología de corto alcance para móviles

Tu ADN Digital

Luis Ferrándiz, Eduardo Vázquez y Nacho Prada

Rajoy no sueña con Europa

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

¿LES GUSTA EL ORO?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00