sábado, 25 octubre 2014

Está pasando

La operación dispara un 9,44% la cotización

Buffett salva in extremis Bank of America al inyectar 3.480 millones

  • Warren Buffett anunció ayer que ha invertido 5.000 millones de dólares (3.480 millones de euros) en Bank of America, el primer banco de Estados Unidos por volumen de activos. El respaldo del inversor a la entidad catapultó sus acciones en Bolsa, después de que la cotización del banco hubiera registrado una caída de más de un 40% en 2011.

Lo ha vuelto a hacer. Warren Buffett, presidente y consejero delegado de Berkshire Hathaway, ha acudido al rescate de una de las grandes corporaciones de Estados Unidos cuando esta se encaminaba al abismo. Como ya sucedió con Goldman Sachs y General Electric (GE), el inversor de Omaha ha entrado en el capital de Bank of America en un momento en que la compañía perdía valor en Bolsa a un ritmo trepidante.

Berkshire Hathaway ha comprado a Bank of America 5.000 millones de dólares (3.480 millones de euros) en acciones preferentes, con un valor individual de 100.000 dólares. Los títulos pagarán un dividendo anual del 6%, una cantidad inferior al 10% de rendimiento que Buffett pactó con Goldman y General Electric.

Las acciones de Bank of America (BoA) se habían depreciado cerca de un 40% a lo largo de 2011 debido a los crecientes rumores sobre los problemas del banco en su división hipotecaria y la posibilidad de que necesitara realizar una ampliación de capital.

Tras conocerse la operación, la cotización del banco llegó a subir un 18% y acabó cerrando la sesión con un repunte del 9,44%.

"Es una compañía fuerte y bien gestionada", explicaba ayer Buffett, "por eso he llamado a Brian Brian Moynihan, consejero delegado del banco para decirle que quería invertir en ella".

Bank of America fue una de las pocas grandes firmas que sobrevivió al colapso provocado por la quiebra de Lehman Brothers, en 2008. Sin embargo, en los últimos meses ha tenido que poner en venta algunos activos, como su división de tarjetas de crédito en Canadá, Reino Unido e Irlanda, para reforzar su balance. A lo largo de la última semana, los rumores sobre una inminente ampliación de capital eran cada vez más insistentes.

Algunos analistas llegaron a asegurar que BoA tenía unas necesidades de capital extra de 100.000 millones de dólares y que acabaría siendo rescatado por JP Morgan para evitar su derrumbe.

Un negocio cerrado en tiempo récord

De acuerdo con fuentes conocedoras de la operación, Buffett llamó el consejero delegado de BoA el miércoles y entre los dos se pusieron de acuerdo rápidamente sobre las condiciones de la operación.

Un portavoz de Bank of America aseguraba ayer que la entidad no planea realizar una operación de capital para respaldar la inversión de Buffett, tal y como Goldman y GE hicieran hace tres años.

El negocio también incluye warrants sobre acciones de Bank of America, por un valor de 700 millones de dólares, y a un precio de 7,14 dólares. Estas pueden ser ejecutadas durante un plazo excepcionalmente largo de 10 años. Con la subida bursátil de ayer, las warrants ya son rentables. Uno de los accionistas de Berkshire explicaba ayer que las warrants es la mejor parte del negocio. "Es increíble cuánto se valora un pequeño abrazo de Buffett en estos tiempos", explicaba ayer James Armstrong, presidente de una firma de inversión.

¿Un nuevo acto de patriotismo inversor?

Warren Buffett va camino de convertirse en una leyenda para los estadounidenses. No solo como inversor, sino como patriota. En plena crisis financiera, cuando en muchos países las grandes fortunas hacen el petate y trasladan fondos a paraísos fiscales, el inversor de Omaha hace justo lo contrario: invertir en compañías norteamericanas que tienen problemas. En 2008, cuando la suspensión de pagos de Lehman Brothers sembró el pánico en todas las compañías de Estados Unidos, Buffett decidió invertir 5.000 millones de dólares en Goldman Sachs, una firma que desarrollaba la misma actividad que la compañía quebrada.

Ese mismo ejercicio, cuando la crisis financiera golpeó de lleno en la confianza de los consumidores estadounidenses y provocó que el país entrara en recesión, Buffett invirtió 3.000 millones de dólares en General Electric, un gigante de los bienes de consumo.

Ya entonces, los analistas subrayaron que las inversiones de Buffett "podían salvar Wall Street". Tres años más tarde, cuando el sector financiero vuelve a estar en entredicho y la recuperación económica de EE UU empieza a frenarse, el presidente de Berkshire Hataway ha vuelto a convertirse en "el prestamista de último recurso del país".

La cifra

6% es el dividendo anual que pagará Bank of America a Warren Buffett, frente al 10% que pactó tras invertir en Goldman Sachs o General Electric.

LOS ESPECIALISTAS

¡BEACON! Tecnología de corto alcance para móviles

Tu ADN Digital

Luis Ferrándiz, Eduardo Vázquez y Nacho Prada

Rajoy no sueña con Europa

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

¿LES GUSTA EL ORO?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00