martes, 23 de diciembre de 2014

Está pasando

Las pérdidas ligadas al crédito al consumo suman 25.000 millones más

La mora de empresas costará 36.810 millones a la banca hasta 2012

  • La banca española vivirá un penoso calvario por sus préstamos a empresas. El test de estrés realizado por el supervisor bancario europeo vaticina que, en un escenario benigno para 2011 y 2012, las entidades nacionales absorberán 36.810 millones de euros de pérdidas por la morosidad de pymes y grandes empresas. El mercado juzga hoy los resultados de las pruebas y su rigor.
Temas relacionados:

El segundo gran quebradero de cabeza para la banca española no son los impagos de hipotecas. Tras el ladrillo -enemigo público número uno-, la amenaza latente del sector es el crédito concedido a empresas.

De acuerdo con el resultado del test de estrés realizado por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés), hecho público el viernes, los bancos y cajas españoles asumirán pérdidas por la morosidad de pymes y grandes empresas por valor de 36.810 millones de euros, entre 2011 y 2012. Esto, en el caso de que tenga lugar un escenario favorable, que prevé una ligera recuperación de la economía y un descenso del paro.

Si la evolución de los indicadores macroeconómicos discurriera por el escenario adverso previsto por la EBA (marcado por una recesión y un aumento del desempleo), las pérdidas se dispararían hasta más de 50.000 millones de euros.

Estas previsiones, especialmente las del escenario básico -calculado siguiendo las previsiones de la Comisión Europea-, ponen en cuestión la capacidad de la industria bancaria nacional para empezar a mejorar la financiación del sector productivo.

El propio gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, reconocía el viernes, en la rueda de prensa que ofreció para explicar los resultados de los test de estrés, que la posibilidad de que aumentara el crédito a empresas y familias no dependía de que se completara la reestructuración del sector financiero, "un mantra muy repetido últimamente", sino de la recuperación de la demanda solvente.

Aprendices de brujo

Realmente, las cifras de pérdidas crediticias ofrecidas por la EBA son muy abultadas. A los 36.810 millones ligados a empresas hay que sumar 46.700 millones vinculados con el ladrillo (la auténtica bestia negra del sector) y 24.800 de crédito al consumo. Sin embargo, son muchas las voces autorizadas dentro de la banca española que cuestionan los métodos de cálculo empleados por el supervisor bancario europeo.

"No tiene ni pies ni cabeza", comentaba un experto en riesgo y cuestiones regulatorias de una de la mayores cajas de ahorros españolas. "La EBA contempla un fuerte incremento de las pérdidas por morosidad empresarial en el escenario base pero, si realmente éste se cumpliera y la economía española empezara a crecer, ¡casi todas las entidades verían reducirse las provisiones por impagos de pymes!".

Estas declaraciones, realizadas dos días antes de conocerse el resultado del test de estrés, ponen de relieve las dudas que suscita el sistema de cálculo empleado por la EBA. "No cuestionamos el mayor o menor rigor de los escenario, sino cómo esos cuadros macroeconómicos se trasladan a nuestras cuentas de resultados", asegura el mismo directivo. A su juicio, los funcionarios del supervisor comunitario se han comportando como aprendices de brujo al pronosticar el futuro de cada entidad sin explicar qué sistema han utilizado.

Otra prueba de que la EBA no ha reflejado bien el impacto que tendría el escenario básico en las cuentas de resultados del sector es que, en el mismo, 16 entidades financieras españolas entrarían en pérdidas en 2011. Tan sólo Santander, BBVA, Sabadell, Bankinter, Pastor, Banca March, La Caixa, BBK y Caja Duero-España se mantendrían en beneficio.

"Estos pronósticos no son realistas porque, simplemente con los beneficios semestrales que vamos a presentar ya mejoramos el resultado que se nos adjudica para todo el año", comenta un directivo de otra entidad.

La Bolsa juzga hoy el resultado y el rigor de los test

Los mercados bursátiles comenzarán hoy mismo a juzgar el rigor y la credibilidad de las pruebas de resistencia. Aunque durante todo el fin de semana se ha alabado la transparencia del ejercicio, también se han alzado muchas voces que cuestionan la validez y la utilidad del mismo. En opinión del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, la repercusión del examen no debe juzgarse por la evolución que tenga hoy en Bolsa la banca española, sino por la trayectoria de las próximas semanas y por el comportamiento de la deuda soberana. "Con las exigencias de solvencia de febrero logramos restar mucha presión a la prima de riesgo de la deuda española", recordó Ordóñez en la comparecencia del viernes por la tarde.

Una de las entidades cuya evolución bursátil más será escrutada es Banco Pastor. La firma gallega es el único banco español que no ha pasado la nota de corte en la prueba de resistencia. Sin embargo, y tal y como aclaró en una nota remitida el jueves a la CNMV, sí que habría aprobado holgadamente el examen si se la EBA hubiera tenido en cuenta la emisión de convertibles. El consejero delegado de la entidad, Jorge, Gost, explicó el viernes que "las medidas de reforzamiento de capital, tanto las provisiones genéricas como la emisión de obligaciones convertibles por 252 millones de euros, ya han sido adoptadas, son plenamente efectivas y, además, son consideradas core Tier 1 por el supervisor nacional, el Banco de España", con lo que no está previsto que tome ninguna medida adicional. Tampoco las cuatro cajas de ahorros que no alcanzaron el 5% de capital básico requerido por la EBA (CatalunyaCaixa, Unnim, CAM y Caja Tres) tomarán, a corto plazo, ninguna medida de recapitalización.

La cifra

46.703 millontes de euros de pérdidas deberá asumir la banca española en 2011 y 2012 por la morosidad ligada al ladrillo.

LOS ESPECIALISTAS

¿SE ACUERDAN DE LOS TIEMPOS COMPLICADOS?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00