miércoles, 22 octubre 2014

Está pasando

Renta 2010

Cómo declarar las ganancias

  • Las plusvalías por la inversión en Bolsa, fondos o vivienda y los rendimientos de los depósitos tributan al 19% y se gravan al 21% a partir de los 6.000 euros.

La declaración de las ganancias patrimoniales -procedentes de la venta de una vivienda, acciones de Bolsa o participaciones en un fondo de inversión- y de los rendimientos de capital mobiliario -dividendos, depósitos y renta fija- conforman la base imponible del ahorro y pueden llegar a convertirse en verdadero quebradero de cabeza a la hora de rendir cuentas con Hacienda. De entrada, si el contribuyente ganó el año pasado dinero en Bolsa no podrá solicitar el borrador de su declaración. Además, una de las principales novedades de la declaración de la renta 2010 atañe precisamente a la tributación de las plusvalías. Al margen del plazo en el que se hayan generado, su gravamen pasa del 18% anterior a un 19% para los primeros 6.000 euros y al 21% para la ganancia que supere esa cuantía.

Dividendos

Los dividendos se consideran rendimiento del capital mobiliario y disfrutan de un beneficio fiscal que se hace especialmente evidente para el pequeño accionista. El cobro de dividendos por una cuantía inferior a los 1.500 euros anuales queda libre de impuestos, aunque con dos excepciones. La exención no se aplica en los dividendos distribuidos por instituciones de inversión colectiva ni tampoco en el caso de que el inversor compre acciones de una compañía cotizada en los dos meses anteriores al momento del pago de dividendo y las venda en los dos meses siguientes, ya sean esos mismos títulos u otros de esa misma compañía adquiridos con anterioridad.

'Script dividend'. La fórmula de retribuir al accionista con títulos en lugar del pago en metálico del dividendo tradicional -a la que ha recurrido gran parte de la banca española, incluido Santander y BBVA, y otras compañías como Iberdrola- tiene importantes repercusiones fiscales. Así, el accionista que accede a recibir la acción en lugar del dinero contante y sonante pierde la citada exención de los 1.500 euros. La plusvalía se generará entonces en el momento en que se venda la acción, por lo que tendrá la consideración de ganancia patrimonial, no de rendimiento del capital mobiliario.

En la fórmula del scrip dividend, el accionista recibe de entrada derechos por los títulos que posee. La compañía realiza para ello una ampliación de capital liberada, de modo que los accionistas pueden vender esos derechos en los días en que se realiza tal operación. En tal caso, también desaparece el beneficio fiscal del dividendo. El accionista solo declarará por esa transmisión cuando venda las acciones de las que se habían derivado tales derechos.

Minusvalías

Las pérdidas permiten aligerar la factura con Hacienda ya que el contribuyente puede rebajar la factura fiscal de sus ganancias con las minusvalías sufridas en el ejercicio y también con las que tuviera pendientes de compensar de los cuatro ejercicios fiscales anteriores. Es decir, la declaración de 2010 será la última ocasión para compensar minusvalías sufridas en el ejercicio de 2006.

Las minusvalías también pueden ser motivo para presentar de forma obligada la declaración, aunque el inversor no tenga otros ingresos del trabajo ni de actividades económicas. Así, las pérdidas que superan los 500 euros obligan a declarar, incluso en el caso de que no existan otros rendimientos del trabajo, de capital o de actividades económicas. Y también obligarían a declarar si el inversor tiene rendimientos del trabajo inferiores a los 22.000 euros anuales, el límite por el que un contribuyente queda libre de rendir cuentas con Hacienda si solo ingresa esa nómina de un único pagador.

También hay que recordar que no todas las minusvalías sirven para compensar cualquier tipo de plusvalía. Es decir, las pérdidas sufridas en Bolsa -pérdidas patrimoniales- no valen para rebajar impuestos por lo ganado en un depósito, que tiene la consideración de rendimiento del capital mobiliario y queda en un compartimento distinto dentro de la renta del ahorro. Y viceversa: Hacienda no acepta que lo ganado en Bolsa pueda rebajarse con lo perdido en renta fija.

Letras y bonos

Las ganancias obtenidas de la inversión en títulos de renta fija tienen la consideración de rendimientos del capital mobiliario, con ligeras diferencias entre las letras del Tesoro y el resto de activos. Así, las letras se emiten al descuento, de modo que si una letra se compró a 990 euros y se han cobrado 1.000 euros, el rendimiento por el que hay que pagar impuestos -al 19%- son los 10 euros de diferencia. En los bonos y obligaciones, se tributa por el pago anual del cupón. Y si se venden los títulos en el mercado secundario, igualmente se tributará al 19% por los primeros 6.000 euros logrados de ganancia.

Dudas antes de confirmar

¿Existe algún beneficio fiscal para las ganancias patrimoniales en función de su antigüedad?

Sí, en las plusvalías obtenidas de inversiones realizadas con anterioridad al 31 de diciembre de 1994 se aplican los denominados coeficientes reductores o de abatimiento, aunque solo en la parte de la ganancia generada entre el momento de la compra y el 20 de enero de 2006. Estas rebajas se aplican en las inversiones en vivienda, fondos de inversión y acciones, con distintos baremos en cada caso, de modo que la plusvalía acumulada hasta el 20 de enero de 2006 por la venta de una casa puede quedar totalmente libre de impuestos si se adquirió antes del 31 de diciembre de 1986.

¿Qué implicaciones tiene una declaración individual o conjunta sobre los rendimientos del capital mobiliario?

De entrada, la exención por el cobro de los primeros 1.500 euros en dividendos no se duplica en la declaración conjunta. Y en términos generales, todo dependerá de si el matrimonio es en régimen de gananciales o de separación de bienes. En este último caso, cada cónyuge declarará por los bienes, las rentas y las cuentas y otras inversiones que estén a su nombre. Y en régimen de gananciales, se declaran por mitades, aunque las inversiones estén solo a nombre de uno de los cónyuges. En cambio, si las ganancias derivan de una herencia o de una inversión previa al matrimonio, deberá declararlas solo su titular, aunque haya régimen de gananciales

¿Qué gastos relacionados con la inversión en Bolsa son deducibles?

Los gastos de administración y depósito que cobran las entidades financieras. Las comisiones por compra y venta de valores se restan del importe del valor de la venta.

Depósitos

Los depósitos estructurados tributan al 19%, o el 21% en su caso, para el rendimiento correspondiente a la parte de la imposición a plazo fijo. Cuando parte de la inversión en el producto está invertida en una cesta de fondos, las plusvalías tributan como ganancias patrimoniales, también al 19% para los primeros 6.000 euros.

Los regalos que el cliente recibe por contratar un depósito también se recogen en la declaración de la renta y tributan como rendimientos en especie. Se valoran a su precio de mercado, según la información que deberá facilitar el banco.

Casillas que no hay que pasar por alto

022. En esta casilla se recogen los intereses cobrados de cuentas, depósitos y activos financieros en general, tales como obligaciones, bonos o cédulas hipotecarias.

024. Los ingresos por dividendos se consignan aquí, junto con las primas de asistencia a juntas y participaciones en los beneficios de cualquier tipo de entidad.

025. Es la casilla reservada en la declaración de la renta para los rendimientos procedentes de la transmisión o amortización de letras del Tesoro.

329. En esta casilla y la 330 se recoge la suma de las ganancias y pérdidas patrimoniales netas correspondientes a los fondos de inversión declarados.

LOS ESPECIALISTAS

¿POR QUE LOS TIPOS DE INTERES REALES SON TAN BAJOS?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

La amenaza del ébola y la innovación de proceso

Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00