sábado, 25 octubre 2014

Está pasando

Por debajo de lo estimado por el Gobierno

El FMI rebaja la previsión de crecimiento de España en 2011 y 2012

  • El FMI ya dio un disgusto al Gobierno en octubre cuando previó un crecimiento muy por debajo del que este esperaba para 2011, algo que compromete el objetivo de rebaja del déficit, clave para la credibilidad del país en los mercados. Ahora, en una actualización de sus previsiones, el Fondo agudiza su pesimismo y rebaja una décima su previsión de crecimiento de entonces para dejarla en el 0,6% en 2011. El año siguiente, el crecimiento será del 1,5%, un 0,3% por debajo de lo que este organismo tenía calculado y, de nuevo, mucho menos de lo esperado por el Ejecutivo, que cuenta con un avance del 1,3% este año y un 2,5% el que viene.
Temas relacionados:

Dominique Strauss-Kahn

BLOOMBERG

El anémico crecimiento de España se enmarca en un no menos anémico crecimiento previsto para la zona euro y para las economías avanzadas en su conjunto, que apenas crecerán más del 2,5% en estos dos años. En buena medida, el crecimiento llega de los planes de estímulo económico tanto de EE UU como de Japón y la buena evolución de Alemania. En el Fondo se reitera, no obstante, que el crecimiento global se mantiene a dos velocidades, y la más dinámica la disfrutan los países emergentes, que permitirán que la economía mundial crezca un 4,4%, un cuarto de punto más de lo proyectado en octubre.

Todo ello contando con una subida de los precios de las materias primas y la energía. El precio medio del barril del petróleo se estima que rondará los 90 dólares frente a los 79 estimados en octubre.

Aunque en esta actualización del Informe de Perspectivas de la Economía Mundial (WEO en sus siglas en inglés) recién hecha pública se explica con cierto optimismo que en las economías avanzadas la actividad "se ha moderado menos de lo esperado hace unos meses", también se deja claro que ésta sigue siendo débil, el paro elevado y las tensiones en la periferia de la zona euro están contribuyendo a elevar los riesgos sobre la economía. Este organismo de Washington no ha profundizado más en su informe escrito sobre la situación de España en particular, pero este es uno de los países que forman parte de la llamada periferia de la zona euro (junto con Grecia, Irlanda y Portugal) a la que sí se refiere en su conjunto al destacar la revisión a la baja generalizada de las perspectivas económicas de los países que la forman.

La crisis de deuda, riesgo para la recuperación

De hecho, a la hora de hablar de los riesgos que hay para un retroceso sobre los pequeños avances en la lenta recuperación, el primero que enuncia el Fondo es la posibilidad de que las tensiones "de la periferia de la zona euro se extiendan al núcleo de Europa". "El riesgo es resultado de la debilidad de las instituciones financieras de muchas de las economías de la región y de la falta de transparencia en torno a sus exposiciones", señala.

El informe se hace público apenas 24 horas después de que desde el Gobierno se exigiera a la banca y, sobre todo, a las cajas un mayor esfuerzo y rigor para reforzar su solvencia y calmar a los mercados.

De acuerdo con el Fondo, a pesar de que la periferia apenas origina una pequeña parte del comercio y el producto global de la zona euro, los vínculos financieros con los países que integran el núcleo de la zona y el contagio generado por la intensificación de la aversión al riesgo y la caída de los mercados podrían dar lugar a una desaceleración en el crecimiento y la demanda que obstaculice la recuperación mundial. El riesgo sistémico soberano continúa a pesar de que en la última segunda ronda se ha contenido mejor que en la primera, cuando la crisis estalló en Grecia. El organismo prevé que las tensiones sigan siendo intensas en los países periféricos debido a la preocupación de los mercados por los riesgos soberanos y bancarios, además de "la viabilidad de las medidas de austeridad y la ausencia de una solución integral". La previsión de los economistas de esta institución en Washington es que los costes de financiación bancarios se mantengan elevados al menos durante el primer semestre del año y que la turbulencia financiera se reavive.

El Informe de Estabilidad Financiera, elaborado por el equipo de José Viñals, también hecho público, presenta en este sentido una mirada muy gris sobre los escasos avances desde el estallido de la crisis. Los expertos del Fondo decretan que la estabilidad financiera no está asegurada, hay importantes frentes abiertos en la política económica, la reestructuración de los balances no se ha completado y el apalancamiento es aún elevado. Y entre las asignaturas pendientes, pese a los avances de Basilea III, siguen estando las reformas regulatorias a nivel internacional para afianzar los cimientos del sector financiero.

Lo que los economistas de esta institución sugieren es que se alivie la tensión financiera en la zona euro, avanzar en el saneamiento y las reformas del sistema financiero y la consolidación fiscal a medio plazo. En ese sentido se valora la mayor claridad de las pruebas de resistencia que se van a hacer a la banca y la previsión de una rápida recapitalización. El FMI también da su apoyo al Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera, aunque recuerda que debe tener la capacidad para movilizar recursos rápidamente y desplegarlos con flexibilidad.

El consejo para el BCE es que siga proporcionando liquidez y siga comprando títulos. El Fondo no se ha manifestado por escrito sobre las posturas más agresivas de su presidente, Jean Claude Trichet, con respecto a la inflación. Para esta institución la subida de las materias primas y el crudo no tendrá un impacto negativo muy fuerte en las economías desarrolladas, algo en lo que Trichet no está del todo de acuerdo a juzgar por una entrevista que concedió a The Wall Street Journal que y fue publicada el lunes. "La orientación monetaria acomodaticia debe continuar en las economías avanzadas", explica el FMI.

En el capítulo de riesgos, el informe de perspectivas económicas mundial del FMI avisa de las consecuencias negativas de un insuficiente avance en los planes de consolidación fiscal a medio plazo en las economías avanzadas y recuerda que el déficit fiscal de EE UU, la gran economía del mundo, está proyectado casi en un 11%, más del doble que el de la zona euro y que la deuda pública bruta superará el 110% del PIB en 2016.

Eleva en tres décimas crecimiento previsto para Latinomérica en 2011

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) de Latinoamérica aumente un 4,3 % este año, tres décimas más de lo que había proyectado en octubre.

El Fondo espera que la región crezca un 4,1 % en 2012, una décima menos que lo adelantado hace tres meses.

LOS ESPECIALISTAS

¡BEACON! Tecnología de corto alcance para móviles

Tu ADN Digital

Luis Ferrándiz, Eduardo Vázquez y Nacho Prada

Rajoy no sueña con Europa

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

¿LES GUSTA EL ORO?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00