jueves, 23 de marzo de 2017

Está pasando:

Un español en Silicon Valley

Educación e internet

Bernardo Hernández

11-12-2009 07:00

Imprimir
Temas relacionados:

El pasado viernes 27 de noviembre participé en un debate en el foro Educared organizado por la Fundación Telefónica. Entre casi 2.000 personas pude debatir acerca del futuro de la educación y me comprometí a continuar la apasionante discusión en un foro público.

Mi premisa fundamental con respecto a la educación y las nuevas tecnologías es la siguiente: internet ha puesto patas arriba casi todas las industrias que ha tocado. Desde cómo compramos billetes de avión, cómo accedemos a la información de nuestro banco, cómo compramos la música que nos gusta, cómo buscamos casa o cómo leemos las noticias. Sin embargo las matemáticas se siguen enseñando igual que hace 150 años: un timbre suena, los niños entran en clase, se sientan en un pupitre, un maestro se sube a una tarima, coge una tiza, escribe en una pizarra, los alumnos toman apuntes pasivamente y al final del trimestre, el profesor les hace un examen escrito que después de unos días que tarda en corregir, transforma en la nota que sirve de evaluación al alumno. Me parece increíble que internet, que tanto ha cambiado a tantas industrias, haya hecho tan poco por la educación en general.

La situación se agrava más pues los estudiantes, dada su congénita permeabilidad a la asimilación de lo nuevo, son los usuarios primeros y más avanzados de las nuevas tecnologías. Los niños que ahora son alumnos y llamamos nativos digitales, son precisamente los usuarios más activos del mundo de internet.

Es adicionalmente paradójico que no solo internet haya penetrado tan poco en las aulas, sino que precisamente el público más preparado para hacer algo en internet es el que menos acceso a ello tiene. El estudiante de 2009 cuando entra en el aula entra en un túnel del tiempo que le aleja de la normalidad de su vida, Tuenti, Youtube, email y móvil para utilizar unas herramientas que ya solo utiliza en el aula. Al estudiante se lo estamos poniendo más difícil al tener que aprender con metodologías y herramientas que nunca usará en su vida real.

El primer desafío es el del acceso. Lo que primero que necesitan los niños son ordenadores y buenas conexiones a internet. Pero a mi juicio le estamos dando demasiada importancia a este punto. Cientos de miles de ordenadores en la aulas servirán de poco si no cambia la metodología. El principal desafío es desarrollar nuevas metodologías de aprendizaje que combinen la presencia física con las nuevas tecnologías: las clases de geografía debería impartirse utilizando por ejemplo Google Earth; los trabajos de investigación deberían ser blogs sobre los que el resto de alumnos pudiesen contribuir y comentar; parte de las clases necesitarán desarrollarse a través de herramientas colaborativas como Google Wave donde alumnos y profesores podrán trabajar en tiempo real; los problemas de matemáticas se podrían resolver en hojas de cálculo compartidas, y las redacciones podrían ser documentos escritos compartidos con vídeos creados y subidos por los alumnos.

Tenemos ante nosotros tremendas oportunidades de aplicar herramientas que ya existen, y son utilizadas por los jóvenes, a los procesos educativos. Los maestros tienen que ser también maestros de la nuevas tecnologías y tienen que ser más freakies que los propios alumnos en su uso. El título de magisterio debería tener un requisito imprescindible de ser absoluto experto en los medios digitales.

Bernardo Hernández. Director mundial de Geomarketing de Google



seguir a cinco días

Recibe más contenido de Cinco Días. Suscríbete a nuestras newsletter aquí

Cinco Días

Cinco Días

Cinco Días

BLOGS

... y todos parecen haberle entendido.

El puente

Alexis Ortega

No se vende

El color de los mercados

Renta 4

<

1 de 3

>
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00

Webs de PRISA

cerrar ventana