jueves, 24 julio 2014

Está pasando

Ferrocarril

La UE pide que España reconozca su aportación al desarrollo del AVE

  • A pocas semanas de la puesta en servicio de tres nuevas líneas AVE en España, la UE quiere que se reconozca su participación en estos grandes proyectos a través de la aportación de fondos europeos. Existen, sin embargo, importantes diferencias al fijar el porcentaje de las ayudas recibidas desde Europa en relación a la inversión total.

Antonio Ruiz del Árbol

10-12-2007 00:00

Temas relacionados:

La Unión Europea se ha embarcado durante los últimos días en una discreta campaña cuyo objetivo es comunicar a la opinión pública española que una 'parte muy significativa' de los dineros con que han pagado las tres líneas de alta velocidad ferroviaria que en las próximas semanas o meses van a ponerse en servicio en España (Madrid-Barcelona; Madrid-Málaga y Madrid-Valladolid) han procedido de la 'solidaridad de los europeos'.

El Ministerio de Fomento y el Adif, la empresa estatal encargada de construir dichas líneas AVE, se han encargado de reconocer la importancia de esta colaboración en diversos foros de reciente celebración. Sin embargo, se ha producido una clara disfunción entre la cuantificación del porcentaje sobre la inversión total que suponen estas ayudas que se realiza desde Madrid y desde Bruselas.

Mientras que los funcionarios de la UE afirman que la aplicación de los fondos europeos supone el 50% del total del gasto en las tres líneas, para el Gobierno de Madrid el porcentaje se cifra aproximadamente en un tercio de la inversión global.

Si nos atenemos a las cifras oficiales que ofrece el Gobierno español, el gasto realizado hasta la fecha en la infraestructura de la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona con los tramos ya realizados de la prolongación hasta la frontera francesa ascendían hasta final de 2006 a 9.051 millones. La oficina de la representación oficial de la UE en Madrid señala que a este trayecto se ha aplicado financiación comunitaria en forma de Fondos de Cohesión por valor de 1.071 millones entre 1993 y 1999, y una segunda partida de 2.219 millones entre 2000 y 2006. Consigna otras dos partidas a cuenta del programa europeo RTE-Transporte de 39,7 y 32,5 millones respectivamente. El total de ayudas de UE para esta línea del AVE suman 3.363 millones y habrían permitido financiar el 37% del total.

En la línea Madrid-Valladolid, con las actuaciones realizadas en otros tramos del norte del país, el gasto total aplicado que reconoce el Gobierno de Madrid es de 8.581 millones. La oficina de la UE en España asegura que las ayudas recibidas por esta infraestructura son las siguientes: 1.590 millones de Fondos de Cohesión, 193 millones de fondos Feder y dos partidas de 10,7 y 19,7 millones del programa RTE-Transporte. La suma total de las ayudas comunitarias asciende a 1.814 millones, lo que en relación con la inversión absoluta supone el 21%.

En el caso de la prolongación de la línea AVE de Madrid a Sevilla con el ramal que conecta Córdoba con Málaga, el montante total de la inversión que reconoce Madrid es de 2.100 millones. Los representantes de la UE señalan que se han aplicado fondos Feder por 852 millones y ayudas correspondientes al programa RTE-Transporte por un importe de 6 millones. Para este infraestructura las aportaciones europeas se han situado en el 41% de la inversión total.

Esfuerzo

El total de la inversión realizada hasta la fecha en las líneas de alta velocidad que se inaugurarán en los tres próximos meses se eleva a 19.600 millones, mientras que las ayudas recibidas desde Europa para estas infraestructuras se sitúan en 5.900 millones. El total de la contribución de la UE a la alta velocidad española entre los años 2000 y 2006 fue de 6.381 millones, de los que 1.768 corresponden a fondos Feder; 4.384, a fondos de cohesión, y 209 millones, al programa RTE-Transporte.

Los fondos se reducirán a la mitad hasta el año 2013

España recibirá fondos europeos para cofinanciar la construcción de líneas del AVE en el periodo de 2007 a 2013 por 3.500 millones. Esta cantidad supondrá una reducción de las ayudas a la mitad respecto de los 6.381 millones percibidos entre 2000 y 2006.

Para suplir el descenso de la contribución europea el Adif apuesta por intensificar la financiación privada en infraestructuras ferroviarias, según afirmó la pasada semana el presidente de esta empresa pública, Antonio González, en unas jornadas organizadas junto a la Comisión Europea.

En el nuevo escenario de menores fondos europeos, Adif deberá aportar más dinero en el sistema de cofinanciación que se plantea para costear estas obras. Estos mayores recursos provendrán de los presupuestos públicos, 'pero también de la adjudicación de obras que financiarán los privados a cambio de poder explotarlas cobrando un peaje para recuperar su inversión', según González.

El Adif también obtiene financiación externa del Banco Europeo de Inversiones (BEI), con unas 'extraordinarias' condiciones. Tal es el caso de la línea de crédito de hasta 10.000 millones, de los que ya ha dispuesto préstamos por 3.200 millones.

Los 3.500 millones de fondos UE que se recibirán hasta 2013 se destinarán a cofinanciar el AVE Madrid-Levante, el AVE Valladolid-Burgos-Vitoria, la 'Y' vasca, y el Madrid-Lisboa.

LOS ESPECIALISTAS

La inversión residencial en Estados Unidos

La ventana a los mercados

Cortal Consors

ESTABILIDAD DE PRECIOS EXTERNOS

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

El turismo, los millennials y la innovación

Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00