jueves, 17 abril 2014

Está pasando

CincoSentidos

La moda retro invade el salón del calzado

  • Las firmas de zapatos y marroquinería presentan sus nuevas colecciones otoño-invierno.

Marta Matute

23-03-2007 00:00

Temas relacionados:

Lo retro vuelve a estar de moda. Las firmas de calzado que marcan tendencia en los escaparates presentan en Modacalzado colecciones en las que el charol, negro o rojo, recupera totalmente el protagonismo. Los tacones se ensanchan, toman formas cónicas y una altura considerable dando a las piezas un aire retro inspirado en el estilo british. Elegancia y calidad para los gustos más refinados.

Hoy abre sus puertas en Madrid, en el recinto ferial IFEMA, la Semana Internacional del Calzado y la Marroquinería, que acoge hasta el domingo a las más mejores firmas del mercado nacional e internacional.

En total 681 empresas procedentes de 15 países exponen sus colecciones para que más de 20.000 visitantes profesionales descubran los bolsos, los zapatos y los complementos que se van a llevar a la vuelta del verano. La calidad es la seña de identidad de todas las producciones. Y estética y tecnología se alían para dar al calzado un toque vintage. Lottusse, Farrutx, Sara Navarro, Castañer, Jaime Mascaró o Pura López son algunas de las grandes marcas presentes en el certamen.

Botines y cuñas, ocultas, forradas o a la vista, se imponen en la nueva temporada. Y en todas las colecciones, las pieles se presentan muy trabajadas, grabadas y anapadas, en combinación con charoles, cocos, telas, pieles o metalizados.

Algunas firmas apuestan por los toques barrocos, con variados y muy elaborados elementos decorativos, que se complementan con un cierto aire folk en la aplicación de los materiales, todos de aspecto muy natural y acabados artesanales. También hay influencias del rock, que se reflejan especialmente en el uso de fornituras metálicas. En cuanto a la gama de color destacan el gris, el aguamarina y el burdeos.

El toque vintage inspira colecciones o se impone en los detalles. La tecnología es su mejor aliada. El largo de caña de las botas se adorna con botones dorados, al estilo casaca, y los botines llegan con distintas alturas. Las botas, sofisticadas y sexys, muestran su perfil más femenino con elásticos. Destacan los charoles en negro y rojo guinda y las pieles metalizadas en bronce, acero u oro viejo de tono rosáceo.

La elegancia, en el estilo más casual o en el clásico más sofisticado, es la regla que han seguido las firmas que se presentan con sus nuevas colecciones masculinas. En todas ellas el negro es el denominador común, aunque las influencias y las inspiraciones varían. En el calzado infantil el color sigue siendo la gran apuesta de las firmas, además de la aplicación de novedades tecnológicas, adaptadas al crecimiento del niño. Las botas y katiuskas reinarán todo el invierno. Y para las niñas, más coquetas, las merceditas y francesitas.

Tras ser una de las expresiones más en boga en la temporada anterior, el minimalismo está de vuelta tanto en hombre como en mujer. Estamos hablando de la marroquinería. Los complementos reciben influencias de los años 20 y 30, pero nada es copiado literalmente, todo está traducido a una moderna y siempre emocionada expresión. Los bolsos que siguen esta inspiración son cuadrados y de pequeñas dimensiones. Piezas rematadas con pespuntes o terminadas con texturas metalizadas. No es la única tendencia de la temporada. El romanticismo también busca su lugar, con una elegancia relajada y expresiones clásicas y naturales. Pero nada es simple. Los materiales y los cortes son de la máxima calidad y sofisticación. De nuevo los bolsos son pequeños y terminados con frunces y arrugas. Cierres de boquilla con metales redondos y tiras entrelazadas.

Todavía habrá una necesidad de riqueza y glamour, pero menos ostentoso que en estaciones anteriores. Delicadeza y refinamiento se aúnan en bolsos amplios con asas cortas para llevar bajo el brazo o en la mano.

Innovación y calidad para superar la crisis del calzado

La industria del calzado intenta remontar la crisis que lastra el negocio desde principios del año 2.000. Las importaciones de calzado, con China como primer proveedor, siguen creciendo, y las exportaciones no avanzan como desearían los empresarios. El año pasado, en España se vendieron 319 millones de pares (1.978 millones de euros) y de éstos 296 millones (1.637,3 millones de euros) fueron fabricados más allá de nuestras fronteras. La producción española alcanzó la cifra de 118 millones (2.048,3 millones en valor) y las exportaciones cayeron levemente sobre el año anterior, hasta los 945 millones de pares (1.718 millones en valor). En opinión de Félix Pérez Fajardo, director comercial de Sipiel, los fabricantes españoles 'sólo ganarán la batalla a los países asiáticos si apuestan por la marca y apoyan su producción en el diseño y la innovación'. A juicio del director comercial de la feria es necesario 'trabajar fuerte en los nuevos mercados y tener un control férreo de la distribución'.

Pese a la dura competencia de fabricantes como Italia y Francia, en la gama alta, y de los productores asiáticos, en los zapatos de peor calidad, Pérez Fajardo recuerda la presencia destacada de los zapatos de España en los mejores escaparates de los cinco continentes, con tiendas propias en más de 94 ciudades de 40 países. Como ejemplo, el calzado made in Spain tiene un lugar propio en capitales de moda como París (11 tiendas), Londres (8), Estambul y Pekín (7), Dubai y Moscú (6), Shanghai (4) y Nueva York, Tokio, Milán y Atenas. En total 170 establecimientos propios en los principales mercados internacionales, a los que se sumarán a partir de 2007 las 125 nuevas tiendas que se abrirán en Asia.

El calzado fisiológico está de moda

La presencia en los mercados de firmas de calzado que apuestan por una tecnología que contribuye a recuperar la condición natural de caminar y estar de pie sigue creciendo. Y no podían faltar en Modacalzado. Empresas como Geox, MBT o Lelli Kelli mostrará a los visitantes sus nuevas producciones.

La definición anatómica del calzado fisiológico parte de la sencilla premisa de que el cuerpo humano no fue diseñado para andar sobre el hormigón y el asfalto. Este tipo de calzado está basado en la forma de caminar del pie descalzo, que activa la musculatura de pies, piernas y espalda.

Otras empresas fabrican las piezas con plantillas que evitan el sobrecalentamiento del pie después de una larga jornada de trabajo, manteniéndolo fresco y seco.

LOS ESPECIALISTAS

Legislatura desaprovechada

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00