sábado, 30 agosto 2014

Está pasando

Pymes

Cómo montar bien una empresa por 10.000 euros

Temas relacionados:

Lo primero que hay que buscar es la idea. Lo siguiente, a la familia'. Ana Aragón, empresaria, es tajante a la hora de determinar las primeras cosas importantes que hacen que un negocio empiece con buen pie. 'Lo peor es embarcarse en esta aventura con la familia y los amigos en contra. Hay que ganárselos, hacer que crean en el proyecto', asegura Aragón. En el marco de la feria Inicia Negocios, que se celebró en Madrid del 23 al 26 del mes pasado, la empresaria expuso en un taller su método para montar una empresa. Cosas sencillas, de sentido común pero bien explicadas que atrajeron a más de 300 personas. 'Los perfiles eran muy variados, pero me sorprendió el interés de muchos extranjeros y personas de más de 40 años que, por circunstancias vitales, quieren cambiar de vida', cuenta Aragón.

¿Cuánto se puede estar sin nómina?

Es la pregunta inicial, paralela a '¿cuánto cuesta montar una empresa?'. Diferente respuesta para cada persona. 'Es importante no mezclar los gastos personales con los de la empresa, tener dos facturas diferentes para el teléfono, por ejemplo, y fijarse una nómina mensual', asegura la empresaria. Aragón cuenta que la idea empezará a ser rentable el día que se empiece a cobrar la nómina. Una vez bien definida la idea, hay que hacer un plan de negocio 'fijo pero flexible, que se pueda adaptar a las circunstancias' y definir con claridad los riesgos que se corren.

Los primeros 1.696,82 euros. Esta cantidad es lo que se invierte en la creación de la sociedad. Son gastos de notaría, inscripción en el registro mercantil, impuestos y tasas sociales. Además, para la constitución de una sociedad limitada, la figura jurídica más adecuada y más común en las pymes, hay que aportar 3.006 euros de capital social. Aragón recomienda que se cuente con un asesor financiero para todos estos trámites. 'Es imposible tener tantas variables como se tienen al principio en la cabeza a la vez y llevarlo bien. Es preferible gastarse el dinero en que te lleven las cuentas', reitera.

Lleva invertido 4.702 euros.

Gastos iniciales A partir de aquí, hay que empezar a calcular los gastos iniciales de arranque de un negocio. Aragón elige como ejemplo para su explicación la inexistente empresa de senderismo Mira Dónde Pisas. Una vez determinado el objeto social de la empresa y los clientes a los que se van a dirigir, Aragón recomienda no querer abarcar demasiado. 'Es preferible hacer pruebas de tu negocio a pequeña escala que montar algo demasiado grande que no se pueda manejar', explica.

La emprendedora recomienda gestionar bien el tiempo en este proceso, planificar, establecer prioridades y hacer de los tiempos muertos, tiempos productivos. 'Llevar siempre documentación o papeles que rellenar por si el director del banco nos hace esperar 20 minutos', explica. Aragón destaca la importancia de planificar bien el momento de arranque del negocio y anunciarlo cuando ya se tengan todas las licencias y el hecho de no minusvalorar el producto porque venga de una empresa pequeña. 'Podemos diferenciarnos por ofrecer un producto de alta calidad, que sea caro'. Desde el punto de vista personal, hay que 'ascenderse'. 'Ahora uno es su propio jefe y debe valorarse como tal', destaca Aragón, así como el hecho de mantenerse 'en continuo aprendizaje y evolución pero desde la idea original', dice.

El siguiente cálculo supone una cantidad estimada de 2.800 euros. Tiene en cuenta el alquiler de local, los gastos corrientes, equipamiento informático y telefónico así como materiales específicos (brújulas, mapas, botiquín...)

Hasta aquí, han gastado 7.500 euros

Primer cliente. Conseguir el primer cliente implica una inversión adicional de 1.300 euros en marketing, folletos y una página web que sea 'un buen escaparate de la empresa', recalca.

'No queremos que nuestra página diga de la compañía que somos feos, no actualizados o poco útiles', valora Aragón. Hay que tener en cuenta los seguros, que se pueden repercutir en el precio que se cobra al cliente, y la posibilidad de llegar a acuerdos de colaboración con hoteles, casas rurales y empresas de autocares. De todos modos, el primer autobús de 55 plazas para la primera excursión puede costar una media de 900 euros de alquiler.

Total: 9.700 euros.

¿Cómo pagarlos? Aragón asegura que la clave está en cobrar por adelantado al cliente y pagar al proveedor lo más tarde posible. La empresaria hace hincapié en la perfecta redacción de las facturas, especificando condiciones y medios de pago. Pero para conseguir los primeros euros, hay que buscar créditos y olvidarse de las subvenciones. 'Suelen tardar', admite la empresaria. En estos casos, la familia es el banco más comprensivo.

'No tenemos por qué vender un producto barato sólo porque seamos una empresa pequeña. Podemos diferenciarnos de los competidores por la alta calidad, que implica mayor precio', asegura la empresaria Ana Aragón

Una franquicia aporta seguridad

Otra idea para emprender un negocio es no tener ninguna idea sino aprovechar la de otro y montar una franquicia. Aragón aportó a sus alumnos del seminario algunas que no exigen mucho dinero de canon de entrada y que son originales, novedosas y más llamativas, como máquinas de vending o periódicos gratuitos. Aragón, sin embargo, advierte, que una franquicia es la fórmula menos emprendedora de montar una empresa. Es una estrategia de negocio más segura pero que también conlleva sus riesgos.

El pequeño empresario cuenta con la baza de que el conocimiento del negocio o know how es ajeno y ya está suficientemente probado para saber que funciona y que se cuenta con el apoyo del franquiciador. 'Además, es una buena escuela de empresa para montar un sitio propio en el futuro', afirma la empresaria.

Sin embargo, la otra cara de la moneda es la falta de libertad que supone ser franquiciado, ya que hay que llevar el negocio de una manera muy concreta.

Junto a esto, según Aragón, 'los problemas del franquiciador recaen sobre el franquiciado', como por ejemplo en temas de sanidad o imagen de marca.

Montar una franquicia supone además fuertes inversiones porque hay que contar con un local de características determinadas, un equipamiento concreto, pagar los cánones de entrada y los royalties mensuales, junto con los habituales costes de contratación de personal, mantenimiento de equipos, etcétera.

LOS ESPECIALISTAS

Fiascos Van Rompuy

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

El altavoz del Marketing de Escucha Activa: 7 claves de éxito

Tu ADN Digital

Luis Ferrándiz, Nicolás Infer y Nacho Prada

Amazon y el videojuego en directo. ¿El nuevo El Dorado?

Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00