miércoles, 26 de noviembre de 2014

Está pasando
Temas relacionados:

Fiat incumplió sus previsiones en el tercer trimestre, ya que no consiguió frenar las pérdidas ni recortar la deuda neta, que se sitúa en 5.844 millones, muy lejos de los 3.000 millones fijados como objetivo para final de año. La previsión de recuperar el equilibrio en esta segunda mitad del ejercicio también se esfumó ayer, porque sólo entre julio y septiembre se perdieron 413 millones en el mayor grupo empresarial italiano.

El déficit se generó en Fiat Auto, que tuvo pérdidas operativas de 1.163 millones en los nueve primeros meses de 2002. Las pérdidas del tercer trimestre, 340 millones, son inferiores a las del segundo, lo que la marca interpreta como una señal de cambio de tendencia. La facturación cayó un 10% por las menores ventas de vehículos. El resto del grupo Fiat -que incluye el fabricante de maquinaria CNH, el de camiones Iveco y el de coches deportivos Ferrari, la metalúrgica Teksid y empresas financieras y de servicios- fue menos rentable que el año pasado, pero aportó números negros.

El consejo de administración del conglomerado de Turín se reunió entre rumores sobre una dimisión de su presidente, Paolo Fresco, que fueron desmentidos. El consejo aprobó una ampliación de capital que es obligatoria según la ley italiana si las pérdidas superan un tercio del capital social.

El capital de Fiat pasará de 1.800 millones a 4.300 millones de euros, lo que en teoría deja margen para encajar pérdidas anuales hasta 1.433 millones. Como es el grupo Fiat quien cancela créditos a su filial, la operación no afecta a la deuda consolidada, según el consejo.

Lo que no se aclaró es el efecto de esta recapitalización en la alianza con General Motors, propietario de un 20% de Fiat Auto. Portavoces de GM confirmaron que el mayor fabricante de coches del mundo no participa en la ampliación.

Según Financial Times, Fiat pidió a su socio de Detroit que aportara 600 millones, a lo que se negó. La ampliación de capital diluiría la participación de GM en Fiat Auto hasta dejarla en un 8,5%. El grupo de Turín dispondrá en 2004 de una opción de venta del 80% de la marca de coches al grupo norteamericano, que quedaría entonces con dos grandes marcas en Europa, Opel y Fiat, ambas en pérdidas ahora.

El Gobierno italiano ha insistido en que sólo ayudará a Fiat si antes sus accionistas inyectan capital. Las autoridades presionan para que se suavice el ajuste laboral, puesto en marcha formalmente ayer al declarar el 'estado de crisis', una figura legal que permitirá suspender 5.500 empleos desde el 2 de diciembre y otros 2.000 en junio de 2003.

Fiat Auto ha anunciado recortes adicionales de costes por al menos 1.000 millones de euros. Pese a que las pérdidas superan ampliamente lo previsto por los analistas, la Bolsa de Milán acogió de forma positiva las noticias del consejo de Fiat y la acción avanzó un 5%. El día anterior el título del fabricante italiano había marcado su precio más bajo desde 1985 al cotizar a menos de ocho euros.

LOS ESPECIALISTAS

EL CASO DE JAPON ES DIFERENTE (ESPERO)

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00